//Empresas ven caída de empleo y más del 40% piensa en cerrar

Empresas ven caída de empleo y más del 40% piensa en cerrar

Cuando transcurrió tres meses de la llegada de la Covid-19 a Bolivia y entre una cuarentena rígida y flexibilizada que está a punto de llegar a los 90 días; al ver la mayoría de sus empresas paralizadas,  los empleadores bolivianos avisoran que las fuentes de empleo se verán reducidas; mientras que más del 40%  ha pensado en algún momento cerrar su empresa, pese a las medidas de apoyo anunciadas por el Gobierno.

La información se desprende de un sondeo realizado por los expertos en temas laborales Rodolfo Eróstegui y Rafaél Cerff entre el 18 y 28 de mayo a ejecutivos de al menos 30 empresas y a representantes de 12 organizaciones sindicales de Bolivia.

Ante la consulta de si piensan mantener el número de empleos que sostenían antes de la pandemia, el 72% de los empresarios consultados respondió que no, que reducirá su cantidad de trabajadores. Cuando se les preguntó si en las actuales circunstancias sanitarias en las que se encuentra el país y con las medidas de apoyo que anunció el gobierno en algún momento consideraron dejar su negocio, el 41% dijo que sí.

Un 94% de los empresarios sondeados consideran que la política de créditos que instruyó el Gobierno  es insuficiente para paliar la situación en la que se encuentra su empresa; mientras que el 69% señaló que no tomará esos créditos.

Entre las medidas que el Gobierno de Bolivia implementó para enfrentar la pandemia se encuentran las destinadas a las empresas con el objetivo de preservar la estabilidad laboral de los trabajadores. Entre estas medidas está un programa de créditos blandos para el pago de dos meses de salario de los trabajadores. El préstamo es a 18 meses plazo, pero los primeros seis los privados no deberán pagar ni capital ni interés. 

El sondeo también indaga sobre la percepción que los privados tienen respecto a la actual situación económica que vive el país en estos tiempos de pandemia y sus expectativas respecto al futuro.

El 78% considera que en la actual coyuntura la situación es “mala”, mientras que el 25% la califica de regular.

En cuanto a cómo perciben la situación económica boliviana  en el futuro, el 78% considera que empeorará. Sólo el 16% cree que se registrará una mejora, mientras que el 6% dice que la situación  estará igual.

En cuando al caso específico de sus empresas, cuando se les consultó cómo ven el futuro de la venta de sus bienes y servicios, el 84% consideró que disminuirán. Sólo un 18% expresó su confianza en que ventas se mantendrán como hasta ahora.

Ante este panorama, de acuerdo al sondeo,  la mayoría de los privados rechazan la posibilidad de realizar alguna nueva inversión en este 2020.

Ante la consulta de esa posibilidad, el 59% respondió que no realizarán ningún tipo de inversión, ante un 41% que dijo que sí  maneja esa posibilidad.

“Este dato no sólo es muy importante para analizar el empleo, sino también las expectativas de crecimiento del producto. Las nuevas inversiones son las que provocan la absorción de los contingentes de personas que se incorporan al mercado de trabajo anualmente”, comentan los autores del sondeo.

Otra pregunta que se realizó a los empresarios está relacionada con el tiempo en que piensan que sus empresas comenzarán a retomar su producción normal, la mayoría, 31%, dijo en un año. El 28% considera que será necesario más de un año.

De acuerdo a los autores del trabajo de investigación, éste fue realizado con el objetivo de conocer el impacto de la crisis provocada por la Covid – 19 en las empresas bolivianas.

“Se consultó con empresarios, gerentes y dirigentes sindicales (que no pertenecen a las empresas consultadas) que viven en la ciudad de La Paz, pero también pudimos contactar a sus similares residentes en otros departamentos de Bolivia”, señalan los autores.

Las empresas sondeadas pertenecen a los rubros de servicios, comercial, industrial, minería y agroindustrial  a nivel nacional.

El sondeo tiene el  respaldo institucional del Centro de Promoción de Tecnologías Sostenibles (CPTS) y de Labor, consultores y asociados; sin embargo, no contó con ningún financiamiento, añaden.  

En la redacción de la boleta del sondeo se consultó con empresarios y dirigentes sindicales que hicieron sus recomendaciones, “todas ellas motivadas por lo que ocurría en sus centros de trabajo”, afirman los autores del sondeo Rodolfo Eróstegui y Rafaél Cerff. (Página Siete)