//Documental recogerá experiencia de orquesta boliviana varada 84 días en Alemania

Documental recogerá experiencia de orquesta boliviana varada 84 días en Alemania

El cineasta alemán Philipp Hartmann se encuentra preparando un nuevo filme sobre la Orquesta Experimental de Instrumentos Nativos (OEIN) de Bolivia. El proyecto recoge la experiencia más reciente de un grupo de 25 músicos de la OEIN que, a causa de las medidas preventivas determinadas por el Gobierno de Bolivia por la pandemia del COVID – 19, estuvo varada durante 84 días –entre marzo y junio– en Rheinsberg, ciudad al noreste de Alemania, a una hora y media de Berlín.

Un artículo del portal especializado Imagen Docs indica que Hartmann comenzó a trabajar con la orquesta boliviana en el marco de una colaboración de esta con el ensamble vocal PHØNIX16 de Alemania. El proyecto consistía en la organización de una serie de conciertos en Alemania en marzo de este año, recitales que, por las restricciones y medidas impuestas en el país europeo debido a la crisis del coronavirus, no se llevaron a cabo. A fines de 2019, Hartmann fue contactado por Timo Kreuser, director artístico del ensamble alemán, para viajar a La Paz y realizar una serie de contenidos audiovisuales que serían parte de la puesta en escena de los conciertos de la OEIN y PHØNIX16 en marzo de 2020. Hartmann estuvo algunos días de diciembre en la sede de Gobierno de Bolivia, filmando imágenes de la ciudad y acompañando algunos ensayos de la OEIN. Estas imágenes nunca fueron utilizadas porque los conciertos programados se cancelaron.

En abril, cuando la orquesta boliviana llevaba un mes cumpliendo cuarentena en la residencia de la Academia de Música de Rheinsberg –ubicada en uno de los edificios del complejo patrimonial del Palacio de Rheinsberg, que habitó Federico el Grande en el siglo XVIII–, Kreuser volvió a contactar a Hartmann, para contarle la situación que atravesaba la OEIN en Alemania, imposibilitada de regresar a Bolivia, ya que el país cerró sus fronteras como medida preventiva por la crisis sanitaria mundial. La idea en esta oportunidad era filmar a los músicos bolivianos en su confinamiento en el extranjero. “La primera vez que filmé a la orquesta fue en un contexto de crisis, luego del golpe de estado de noviembre en Bolivia. Llega la segunda vez que me encuentro con la Orquesta boliviana en el marco del proyecto que tenía con el ensamble PHØNIX16, y también existe un contexto de crisis, en el que un grupo de 25 músicos está lejos de su país y sus familias, en una especie de exilio, o residencia artística forzada. Una situación demasiado interesante como para no hacer nada con eso”, comentó Hartmann a Imagen Docs.

Entonces, la relación entre el cineasta y la orquesta boliviana cambió. A Hartmann le interesó la experiencia que vivía la OEIN en Alemania por muchos motivos: la música, la situación de crisis y excepción determinada por el COVID19, las características del confinamiento de los músicos bolivianos. “Me interesó ver cómo la música es influenciada por la crisis. Durante todo el tiempo que estuvieron en Rheinsberg, los y las integrantes de la orquesta hicieron mucha música. Me pregunté entonces, cómo la crisis se refleja en la música y viceversa, y cómo la música puede ser una herramienta para organizar la vida de una situación excepcional”. A través de esta pregunta, en un proceso que el cineasta también caracteriza a través del aprendizaje propio, Hartmann viajó en tres oportunidades a Rheinsberg para filmar a la orquesta. Filmó ensayos y entrevistas con algunos miembros, con la intención de recoger la música que hacen y su experiencia concreta durante la pandemia del COVID19, pero también se enfocó en recuperar la manera en la que los y las integrantes de la orquesta se comunicaban, buscando encontrar imágenes que amplíen la mirada acerca de cómo es el proceso de hacer música. (Opinión.bo)