//“El Pichón” Herbas deja un legado de buen fútbol y entrega

“El Pichón” Herbas deja un legado de buen fútbol y entrega

Jesús Herbas, recio zaguero central del fútbol nacional, campeón con la selección boliviana en el Sudamericano de 1963, falleció en su natal Cochabamba.

‘Pasaba la pelota, pero no el jugador, quien en los 60 y 70 no sufrió el rigor de su marca’, ‘juega con el corazón, es un gladiador en la defensa’, son las frases dedicadas a Herbas, a quien se retrata  como un fornido y gigante defensor de los años 60 para adelante.

Herbas nació en Cochabamba el 2 de febrero de 1940, proviene de una familia de futbolistas; sin embargo, él fue uno de los ídolos de Wilstermann, Universitario de La Paz y también jugó en el exterior, en el club peruano Mariano Melgar de Arequipa. Volvió a Bolívar y Tránsito de la ciudad del Valle, donde terminó la etapa de jugador del “Pichón” Herbas, quien en 1976 colgó los cachos, marcando en 1963 como el año donde llegó a tocar el cielo con las manos, con el histórico título logrado con la Selección Nacional, en el Sudamericano.

El exfutbolista estaba retirado hace años de la actividad deportiva y solo acudió a eventos públicos relacionados con los recuerdos y homenajes a la selección campeona de 1963.