//Huevos de dinosaurios diminutos

Huevos de dinosaurios diminutos

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en los dinosaurios, imaginamos grandes bestias, pero estos gigantes compartieron sus ecosistemas con dinosaurios mucho más pequeños, cuyos diminutos esqueletos generalmente tenían menos probabilidades de ser preservados. Las cáscaras de huevo fosilizadas de estos pequeños dinosaurios pueden arrojar luz sobre esta diversidad ecológica perdida.

Dirigidos por la Universidad de Tsukuba, unos investigadores rastrearon un excepcional yacimiento de huevos fósiles descubierto por primera vez en 2015 en la Prefectura de Hyogo, en el sudoeste del Japón, e informaron de sus conclusiones en un nuevo estudio publicado en la revista Cretaceous Research.

La Cantera de Huevos de Kamitaki, hallada en una capa de lodo marrón rojizo de la Formación Ohyamashimo, depositada en una llanura de inundación fluvial del Cretáceo Temprano (de unos 110 millones de años de antigüedad), fue cuidadosa e intensamente excavada durante el invierno de 2019, y proporcionó más de 1300 fósiles de huevos. La mayoría eran fragmentos aislados, pero había unos pocos huevos parciales y casi completos.

Según el autor principal, el profesor Kohei Tanaka, «nuestro análisis tafonómico indicó que el nido que encontramos se hallaba in situ, no fue transportado y redepositado, porque la mayoría de los fragmentos de cáscara de huevo estaban posicionados con la zona cóncava hacia arriba, y no al revés como vemos cuando se transportan las cáscaras de huevo».

La mayoría de estos huevos fósiles pertenecen a un nuevo género y especie de huevo, llamado Himeoolithus murakamii, y son excepcionalmente pequeños, con una masa estimada de 9,9 gramos, del tamaño de un huevo de codorniz moderno. Sin embargo, el análisis de la clasificación biológica implica que los huevos no pertenecían a aves primitivas, sino a sus primos, los dinosaurios terópodos no aviares (el grupo que incluye a carnívoros bien conocidos como el Tiranosaurio y el Velociraptor). Esto coloca a Himeoolithus murakamii entre los huevos de terópodo no aviar más pequeños reportados hasta la fecha. Estos diminutos huevos tenían una forma notablemente alargada, algo inusual para huevos similarmente pequeños de entre las aves del Cretáceo, pero típico entre los huevos de terópodos no aviares más grandes.

Además de las abundantes cáscaras de huevo de Himeoolithus murakamii, se reconocieron cinco tipos de fósiles de huevo más en la localidad de Kamitaki. Todos ellos pertenecían a pequeños terópodos no aviares.

Como explica el profesor Tanaka, «la alta diversidad de estos pequeños huevos de terópodos hace que esta sea una de los yacimientos de huevos del Cretácico temprano más diversos que se conocen». Los fósiles esqueléticos de pequeños terópodos son bastante escasos en esta zona. Por lo tanto, estos huevos fósiles proporcionan una ventana útil a la diversidad ecológica oculta de los dinosaurios en el Cretácico Temprano del suroeste de Japón, así como al comportamiento de anidación de los pequeños terópodos no aviares». (Fuente: NCYT Amazings)