//Vuelven a sacar cuerpos a la calle; médica pide que doctores generales den certificados de defunción para evitar “catástrofe”

Vuelven a sacar cuerpos a la calle; médica pide que doctores generales den certificados de defunción para evitar “catástrofe”

En Cochabamba, se repite con mayor frecuencia la imagen dramática de muertos en la calle y familias que permanecen en su casa con el cuerpo de un ser querido, fallecido por coronavirus o sospechoso de haber tenido el patógeno.

A fines de junio, el caso de los Salazar conmovió a todos. Los integrantes de dicho grupo familiar convivieron con los restos de Ramiro durante días.

Poco después la muerte de un adulto mayor cuyo cuerpo yacía en una banca de la jardinera central de la avenida 6 de Agosto develó que fue abandonado en el lugar, luego de ser auxiliado. Los vecinos denunciaron que miembros de una organización justificaron su accionar explicando que querían evitar complicaciones porque los trámites son muy burocráticos en estos casos.

Ayer se conoció sobre el supuesto abandono del cadáver de un hombre en cercanías del cerro San Miguel. De acuerdo con lo expuesto por dirigentes de la zona, la persona falleció en una vivienda, pero en horas de la madrugada habría sido sacado a la vía pública. Ante el miedo generado por el posible contagio, un vecino atinó a desinfectar el sitio en el que yacían los restos del ciudadano, luego de que el personal del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) se presentara en el escenario y levantara el cuerpo.

La problemática es bien conocida por el sector sanitario, que batalla en primera fila. En este sentido, la doctora Evelin de Pardo, una de las coordinadoras del grupo voluntario Déjame apoyarte, expresa su gran preocupación. Teme que si la crisis se ahonda y los cadáveres siguen durante días en las casas o son enterrados en los patios o jardines, el conflicto pueda ser mucho mayor y afectar las aguas.

Ante la burocratización que rodea al entierro, la galena plantea que el Servicio Departamental de Salud (SEDES) emita una resolución mediante la que permita que todos los médicos generales puedan extender certificados de defunción.

“Hay un solo médico forense en toda Cochabamba. Pueden contaminarse las aguas de la ciudad y tomaremos líquido podrido. Hay forenses formados que no tienen títulos y que están dispuestos a apoyar a Cercado con el levantamiento de cadáveres. Solo falta que el SEDES lo autorice y se formen brigadas”, exclamó.

“Hay que buscar mecanismos de ayuda  para que las familias no se contaminen con el cadáver en el domicilio. Un cuerpo contamina todo. Peor va a ser en las áreas rurales. Se darán entierros clandestinos. Es un problema de salud pública”, redondeó la galena. (Opinión.bo)