//4 energías solares alternativas para el autoconsumo

4 energías solares alternativas para el autoconsumo

¿Conoces la energía solar pasiva, híbrida, termodinámica y termoeléctrica? Son variantes que existen a parte de la energía solar térmica y fotovoltaica, las formas más comunes de aprovechar los rayos de sol. Este tipo de energías alternativas enfocadas en el sol, nos pueden proporcionar una mayor independencia en la obtención de recursos energéticos en términos de calefacción, ACS y aire acondicionado.

Energía solar pasiva

¿Sabías que es la forma de aprovechamiento de los rayos de sol más antigua y sencilla de todas? Hace referencia a un conjunto de técnicas que facilitan el aprovechamiento directo de la luz solar que se recibe. Para ello se utiliza la conocida arquitectura bioclimática en las viviendas. ¿Cómo? Se aprovecha la ubicación de un edificio, el clima y los materiales para así reducir el consumo de energía generado.

Eso sí, es importante tener en cuenta que si queremos hacer uso de esta energía solar alternativa es imprescindible hacer un análisis previo de la zona para edificar. El clima local y la forma en que inciden los rayos solares en ese punto nos indicarán cuál es el tamaño de las ventanas o su colocación. Además, hay que tener en cuenta el tipo de acristalamiento, aislamiento térmico, sombreado y masa térmica. Aunque los edificios ya existentes pueden llegar a adaptarse para utilizar esta energía, es más sencillo acondicionar una construcción nueva.

Beneficios:

  • Aprovecha la luz natural reduciendo la necesidad de iluminación artificial y transformación.
  • Bajo mantenimiento y coste del funcionamiento.
  • No emite gases contaminantes ni se requieren materiales tóxicos para la creación de la vivienda.
  • Capacidad de la propia vivienda para adaptarse a la climatología y proporcionar calor o bloquear el almacenaje de este según las necesidades.

Energía solar híbrida

Este tipo de energía es una combinación de la tecnología fotovoltaica y la térmica. Ambas se combinan en un solo módulo o placa. Estos paneles son capaces de generar calor y electricidad a la vez. Así se puede aprovechar el espectro de luz al completo. Una ventaja respecto a los paneles solares térmicos y los fotovoltaicos, es que sólo son capaces de captar la luz infrarroja los primeros y la ultravioleta los segundos.

Si bien esta tecnología existe desde hace décadas, es en la actualidad cuando ha comenzado a utilizarse. Se trata de una alternativa muy versátil e innovadora. Las utilidades que tienen incluyen la calefacción, el agua caliente sanitaria y la electricidad. Combinan muy bien, sobre todo con los emisores a baja temperatura y el suelo radiante. 

Beneficios:

  • Suministra agua caliente, calefacción y electricidad.
  • Tecnología muy versátil.
  • Instalación de un único panel que combina los dos sistemas (térmico y fotovoltaico) en uno.
  • Se beneficia de las ventajas de dos sistemas a la vez.

Energía solar termodinámica

Se basa en la diferencia de temperatura del líquido de los paneles termodinámicos y la del ambiente. Para funcionar, utilizan un líquido refrigerante que está a una temperatura muy baja. Esta provoca un intercambio de calor con la temperatura del ambiente. No obstante, la temperatura no puede ser inferior a la del líquido. Con esta forma de trabajar, es posible utilizar la energía tanto de noche como cuando las condiciones meteorológicas son desfavorables. Es decir, en situaciones de viento, lluvia, etc. Sus usos incluyen principalmente la producción de agua caliente sanitaria (ACS), la calefacción y la climatización de piscinas. Se compone de tres elementos principales: bomba de calor, placas solares termodinámicas y acumulador.

Beneficios:

  • La inversión inicial realizada para la instalación puede recuperarse antes de los 5 años.
  • Funciona por ambas caras y su mantenimiento es mínimo.
  • Puede aprovecharse durante todo el día ya que no se sirve únicamente de la luz solar, sino también del aire o la lluvia.
  • Emplea materiales muy duraderos.

Energía solar termoeléctrica

Funciona utilizando lentes o espejos, así como dispositivos que permitan hacer un seguimiento solar. Así, podremos concentrar la radiación solar que se recibe en una superficie de pequeño tamaño. Las temperaturas que se generan pueden llegar a ser muy elevadas, por lo que la eficiencia de conversión también lo es. Cuando se obtiene calor durante el proceso, este es transferido a un fluido. Este pasa a estado gaseoso, y después de pasar por una turbina que va acoplada a un generador, se genera electricidad. 

Beneficios:

  • Permite una reducción en el consumo al aprovechar la luz solar.
  • Es capaz de recoger electricidad que luego puede ser almacenada para su transporte.
  • Energía no contaminante sin gases tóxicos.
  • Con determinadas sustancias se ha logrado almacenar el calor para suministrarlo durante la noche. (NCYT)