//El opositor ruso Alexei Navalny permanece en coma tras un presunto envenenamiento

El opositor ruso Alexei Navalny permanece en coma tras un presunto envenenamiento

El opositor ruso Alexei Navalny se encuentra en coma en un hospital siberiano tras tomar una taza de té que según su portavoz estaba envenenada.

Un feroz crítico del presidente Vladimir Putin, Navalny empezó a sentirse mal cuando regresaba a Moscú desde Tomsk en Siberia en avión el miércoles por la mañana. Tuvo que salir en camilla del avión tras un aterrizaje de emergencia en Omsk.

Navalny permanece en una unidad de cuidados intensivos y precisa de respiración asistida mediante un ventilador, dijo su portavoz Kira Yarmysh.

“Asumimos que Alexei fue envenenado con algo mezclado en su té. Fue lo único que bebió por la mañana. Ahora Alexei está inconsciente”, dijo Yarmysh.

Los médicos dieron informaciones contradictoria sobre su estado, señalando que se encontraba estable pero también indicando que su vida está en peligro y que estaban trabajando para salvarla.

Hay un largo historial de enemigos del Kremlin que fueron envenenados o enfermaron después de presuntos envenenamientos.

Entre ellos se encuentran Alexander Litvinenko, que murió en Londres en 2006 después de beber té con polonio-210, y Sergei Skripal, un exagente doble que fue envenenado con un agente nervioso en 2018 en Salisbury, Inglaterra.

El Kremlin ha negado repetidamente su participación en esos y otros incidentes, calificándolos de provocaciones antirrusas.

Yarmysh no dijo quién creía que podría haber envenenado a Navalny, pero añadió que se había llamado a la policía para que acudiera al hospital.

Una portavoz del ministerio de salud regional, Tatyana Shakirova, confirmó que Navalny está hospitalizado en Omsk y dijo que los médicos calificaron su estado de grave.

“Los médicos están haciendo todo lo posible para estabilizarlo”, dijo. “La versión de un envenenamiento es una de las varias que se están considerando. No es posible en este momento establecer la razón”.

Abogado y activista anticorrupción de 44 años, Navalny ha pasado varias temporadas en la cárcel en los últimos años por organizar protestas contra el Kremlin y ha sido atacado en plena calle por seguidores del Gobierno.

Ha ayudado a divulgar investigaciones de alto impacto sobre lo que ha dicho que son ejemplos escandalosos de corrupción oficial.

Rusia celebra elecciones regionales el próximo mes y Navalny y sus aliados se han estado preparando para los comicios tratando de aumentar el apoyo a los candidatos que respaldan. (Reuters)