//La Fiscalía admite una denuncia contra Morales, Arce y Choquehuanca

La Fiscalía admite una denuncia contra Morales, Arce y Choquehuanca

La Fiscalía de La Paz admitió una denuncia contra el expresidente Evo Morales y los candidatos a la presidencia y vicepresidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS) por los delitos de «terrorismo y genocidio», presentada por el Gobierno, que los responsabiliza por los cortes de carreteras iniciados hace una semana.

El fiscal de La Paz, Marco Antonio Cossío, informó este lunes que se ha admitido la denuncia contra 12 personas, incluidos el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Carlos Huarachi.

El gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez acusó a Huarachi de ordenar los bloqueos de caminos desde el lunes de la semana pasada, junto a movimientos sociales afines al expresidente Morales (2006-2019), en rechazo a la postergación de las elecciones del 6 de septiembre al 18 de octubre.

Esos sectores consideran que el aplazamiento de los comicios solo perjudica a Arce, primero en las encuestas, frente al expresidente centrista Carlos Mesa y Áñez.

Según el Órgano Ejecutivo, esos cortes de ruta en todo el país han impedido el traslado de insumos médicos, como oxígeno, y alimentos a las principales ciudades. El Gobierno denunció que la falta de oxígeno provocada por esos bloqueos provocó 31 fallecidos la semana pasada.

La acusación gubernamental contra Morales, Arce, Choquehuanca, Huarachi y ocho personas más es por los delitos de «terrorismo, genocidio, delitos contra la salud», agregó el fiscal Alexis Vilela.

Cossío indicó que esas personas van a ser citadas en los próximos días y tendrán que presentar sus descargos. «Veremos las acciones que vamos a asumir como Fiscalía», añadió.

Respecto a Morales, refugiado en Argentina desde diciembre pasado tras dimitir por una fuerte convulsión social, no precisó qué camino seguirán para obtener sus declaraciones.

El expresidente tiene dos pedidos fiscales más de detención: uno emitido en diciembre de 2019, por su presunta responsabilidad en la violencia política posterior a las elecciones de octubre del año pasado, ganadas por Morales pero anuladas a raíz de lo que la Organización de los Estados Americanos (OEA) calificó de «manipulación dolosa».

Y otro cursado en julio de este año, tras la difusión de un audio en el que se le escucha presuntamente ordenando a un líder cocalero cortar las carreteras.

 Ni Morales ni los candidatos del MAS hicieron comentario ante la acción fiscal.

Bolivia irá a elecciones presidenciales y parlamentarias el 18 de octubre, mientras la pandemia de COVID-19 aún preocupa a las autoridades. Hasta la fecha el coronavirus causó 3.712 fallecidos y 91.635 contagiados en el país de 11 millones de habitantes. (La Razón)