//Muerte de Chadwick Boseman plantea incertidumbres en Black Panther II

Muerte de Chadwick Boseman plantea incertidumbres en Black Panther II

Mientras los fanáticos de Marvel y los amantes del cine de todo el mundo aún lidian con la repentina pérdida la semana pasada de Chadwick Boseman, su muerte ha planteado algunas preguntas sobre lo que sucederá con Black Panther, el superhéroe que el joven de 43 años interpretó cuatro veces y repetería en una secuela que debía comenzar a rodarse en 2021.

Boseman, quien además de interpretar a T’Challa en Black Panther, había abordado a íconos de la vida real como Jackie Robinson, James Brown y Thurgood Marshall, mantuvo en secreto su batalla de cuatro años contra el cáncer de colon y, según The Hollywood Reporter, nadie en la franquicia de Marvel sabía que estaba enfermo.

Una fuente cercana al actor le dijo a THR que hasta una semana antes de su muerte, Boseman creía que podría vencer la enfermedad y planeaba comenzar a rodar Black Panther 2 este mes.

Una secuela ya tenía una fecha de lanzamiento anunciada fijada para el 6 de mayo de 2022, y lo más probable es que el personaje se hubiera cruzado a otros superhéroes, incluido en Avengers 5.

Tras la muerte de Boseman, el jefe de Marvel Studios, Kevin Feige, emitió un comunicado en el que calificó el fallecimiento del actor de “absolutamente devastador”, y agregó: “Él era nuestro T’Challa, nuestro Black Panther y nuestro querido amigo”.

El guionista y director de Black Panther, Ryan Coogler, “no estaba al tanto” de la lucha contra el cáncer de Boseman y sus condolencias dejaron en claro que el guión de la secuela ya estaba casi terminado.

“Pasé el último año preparándome, imaginando y escribiendo palabras para que él dijera (en Black Panther 2), que no estábamos destinados a ver”, dijo Coogler en un comunicado.

“Me deja destrozado saber que no podré volver a ver otro primer plano de él en el monitor o caminar hacia él y pedirle otra toma”.

Las muertes repentinas de actores de alto perfil han afectado a las franquicias cinematográficas antes. Carrie Fisher murió antes de que pudiera rodar sus escenas para The Rise of Skywalker. Asimismo, Philip Seymour Hoffman sufrió una sobredosis de drogas antes de poder completar su trabajo en la última película de Los juegos del hambre. Aún más problemático, Paul Walker murió trágicamente en un accidente automovilístico mientras filmaba Furious 7.

En el caso de Chadwick Boseman, en las redes sociales, el coro ha sido alto y claro: los fanáticos no quieren que el papel se vuelva a interpretar. “No puede ser reemplazado”, comentó un comentarista en Twitter, mientras que otro agregó: “Ya está”.

Pero con 1.300 millones de dólares en ingresos de taquilla en todo el mundo, una secuela de Black Panther es una garantía virtual a la que Marvel no está dispueta a renunciar.