//Nueva defensa química contra hongos que arruinan cosechas

Nueva defensa química contra hongos que arruinan cosechas

El hongo Colletotrichum graminicola está presente en todas partes del mundo. Infecta al maíz, causando antracnosis, una enfermedad que hace que las hojas de la planta se vuelvan amarillas al principio y luego finalmente sucumban a las toxinas. El hongo se multiplica a través de esporas que inicialmente aterrizan en la superficie de la planta. Allí encuentran condiciones bastante inhóspitas: una falta de la mayoría de los nutrientes que los hongos necesitan para desarrollarse, en particular el nitrógeno en una forma que sea utilizable. La única opción que tienen es descomponer algunas de sus moléculas que contienen nitrógeno, por ejemplo, purinas, componentes básicos del ADN o el ARN. Y aquí es cuando empiezan los problemas para la planta.

El equipo internacional de Holger Deising, profesor de patología vegetal de la Universidad Martín Lutero de Halle-Wittenberg en Alemania, ha encontrado una forma de impedir esta fase de transición de la que depende el éxito de la infección por el hongo.

Estos científicos probaron a administrar ácido acetohidroxámico a las plantas. Esa es una sustancia que se utiliza contra bacterias dañinas en el estómago humano. El ácido acetohidroxámico inhibe la descomposición de la urea.

En los experimentos se comprobó que el ácido evita que los hongos dañinos penetren en las plantas y se vuelvan infecciosos.

El equipo también comprobó si los nuevos hallazgos sobre el Colletotrichum graminicola y el maíz podían ser transferidos a otras plantas y hongos.

En estos otros experimentos, los investigadores constataron que el ácido acetohidroxámico parece ser también una robusta defensa contra muchos otros patógenos que causan, por ejemplo, el oídio en cultivos de cereales, la enfermedad por Phytophthora infestans de las patatas o papas conocida como mildiu de la patata o tizón tardío, así como la roya del frijol y la del maíz.

«Hemos podido desarrollar un enfoque completamente nuevo para el control de patógenos que utiliza un ingrediente activo existente y, por lo tanto, puede comenzar pronto a ser utilizado comercialmente», destaca Deising. (Fuente: NCYT de Amazings)