//Informe de Jubileo dice que la estabilidad económica ya estaba en riesgo y se agrava

Informe de Jubileo dice que la estabilidad económica ya estaba en riesgo y se agrava

La estabilidad económica ya estaba en riesgo y se agrava por el brote de coronavirus, según publicación de la fundación Jubileo. El país ya tenía al frente un riesgo de inestabilidad económica, por políticas desacertadas del anterior gobierno y consecuentes problemas que se han profundizado durante los últimos años.

“Todavía no se precisa por cuánto tiempo se extenderá la pandemia, pero afecta y afectará a la economía nacional, en principio, a nivel macroeconómico, por el menor precio y volumen de las exportaciones y por la reducción del consumo”, señaló la fundación Jubileo.

Las medidas necesarias para evitar la propagación, como la cuarentena, impactan especialmente en sectores como servicios, comercio, construcción y otros. Resultan afectadas empresas y otras unidades productivas, así como los hogares, principalmente los más vulnerables y del sector informal, reportó Jubileo.

De acuerdo con la fundación, en el ámbito del Estado, se reducirán los ingresos, no solamente por la caída de la renta por hidrocarburos, como efecto de los precios internacionales, sino también por las recaudaciones de impuestos.

Además del efecto que la crisis del coronavirus tiene en las economías, surge el cuestionamiento de la situación en la que se encuentra el país, desde el punto de vista económico, para poder afrontar esta situación, indicó en un documento.

“Los gobiernos de diferentes países están adoptando medidas para contrarrestar los efectos del coronavirus en las economías, como ser la suspensión del pago de créditos de hipotecas y otros; reducción de tasas de interés; reestructuración y refinanciamiento de créditos de empresas; reducción o diferimiento de impuestos; préstamos extraordinarios para sectores determinados y empresas; reducción de las cotizaciones sociales; reducción de horas de trabajo; y otros. Por otro lado, están los mecanismos de transferencias directas (bonos) y otros, para alcanzar a los segmentos más vulnerables de la población con ingresos bajos, informales, sin seguro, trabajadores independientes, con poca capacidad de ahorro, etc. Claramente, estas medidas requieren de recursos para su atención”, apuntó Jubileo.

El coronavirus llega al país en un contexto con limitaciones estructurales, como el alto nivel de informalidad, una fuerte dependencia de los sectores extractivos y un aparato productivo que no ha sido impulsado ni diversificado; pero, adicionalmente, con diferentes indicadores económicos que se han ido deteriorando y muestran señales de riesgo; y con un Sector Público con limitados recursos, apuntó la fundación.

Jubileo recordó que el país atravesó por un periodo de bonanza económica entre 2005 y 2014, pero lamentablemente no se han dejado las condiciones necesarias, ni fondos que permitan atender éste u otro tipo de eventualidades; por el contrario, desde 2014 se registra un déficit fiscal (menos ingresos que gastos), debido al excesivo crecimiento de los gastos y posterior caída de la renta por hidrocarburos; y, se ha estado recurriendo a un constante endeudamiento. Por otro lado, desde 2011, se congeló el tipo de cambio y se tiene un déficit en la balanza comercial (más importaciones que exportaciones) que, sumado a otros factores, conlleva a una constante caída de las reservas internacionales.

SECTOR SALUD

“No solamente la economía está deteriorada, también el sistema de salud pública y su presupuesto eran motivo de preocupación, al constatarse déficit de infraestructura, equipamiento, ítems, acceso, calidad de la atención y otros”, señaló en un documento.

Para Jubileo, la salud es una competencia de los tres niveles de gobierno: Central, gobernaciones y municipios. De manera resumida, el nivel Central tiene a cargo el pago de ítems de médicos y administrativos (los gobiernos departamentales y municipales pueden apoyar con esta responsabilidad).

“En lo referente a infraestructura, equipamiento, insumos, medicamentos, servicios básicos y suministros, para el funcionamiento de los establecimientos de atención en salud, los gobiernos departamentales tienen responsabilidad de los establecimientos del Tercer Nivel de atención (hospitales generales, hospitales especializados e institutos); y a los gobiernos municipales les corresponde el Primer Nivel (puestos y centros de salud, policlínicos o policonsultorios) y el Segundo Nivel (hospitales que ofrecen servicios de medicina general, especialidades, cirugía general, etc). El Nivel Central tiene responsabilidad de los institutos de Cuarto Nivel de atención (altamente especializados, con capacidad resolutiva y de investigación)”, argumentó la fundación.

En este contexto, jubileo indicó que la disminución de los ingresos públicos no solo afectará al Nivel Central, sino principalmente a gobernaciones y municipios, por el peso de la renta por hidrocarburos en su presupuesto.

DESAFÍOS Y PERSPECTIVAS

Según la fundación, el tema más preocupante desde el punto de vista de la macroeconomía son las facturas pendientes que dejó el anterior Gobierno, referente al tipo de cambio congelado que conlleva una caída constante de las Reservas Internacionales y el alto déficit fiscal, con el consecuente endeudamiento.

“Estos problemas comprometen la estabilidad económica y requerían reformas o ajustes de política económica; que, con el pasar del tiempo, se van profundizando”, agregó en el documento.

Estos temas, en cierta medida, han sido invisibilizados por la crisis del coronavirus, pero, desde el ámbito de la economía, significarían, a futuro, un problema mucho mayor.

“La preservación de la estabilidad económica es fundamental no solamente para que se puedan desarrollar actividades económicas y se tengan las oportunidades para preservar ingresos y empleo; sino también para plantear e implementar programas de gobierno y planes de desarrollo, considerando la proximidad del proceso electoral y de un nuevo periodo gubernamental. Y en el contexto actual, con un gobierno transitorio y teniendo en suspenso las elecciones generales, el tiempo se agota”, apuntó jubileo.

“Fundación Jubileo considera fundamental generar un espacio de concertación entre los distintos actores políticos para implementar algunos ajustes urgentes previo al cambio de gobierno, de manera que las próximas autoridades tengan un margen de gobernabilidad para conducir el país”, resaltó en el documento. (El Diario)