//Nivel de intensidad del ejercicio físico en la vejez

Nivel de intensidad del ejercicio físico en la vejez

¿Puede realmente el ejercicio físico dar a las personas mayores una vida más larga y saludable? Muchos expertos están de acuerdo en que la respuesta a esa pregunta es afirmativa. Pero sigue pendiente determinar cuál es el nivel idóneo de intensidad del ejercicio físico para las personas de la tercera edad. Una investigación reciente aporta datos que podrían aclararlo definitivamente.

La investigación es obra del equipo de Dorthe Stensvold, profesora de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

En el estudio, iniciado en 2012, todos los participantes fueron repartidos al azar entre tres grupos de con pautas diferentes de ejercicio físico.

En un grupo, los sujetos realizaban dos veces por semana ejercicio físico de alta intensidad, a intervalos. Se calificaba como de “alta intensidad” la actividad física que hace sudar mucho y deja sin aliento a la persona.

Los integrantes del segundo grupo se limitaban a hacer ejercicio físico de intensidad moderada, de manera constante, durante 50 minutos dos días a la semana. Los participantes podían elegir si querían ejercitarse por su cuenta o participar en un entrenamiento de grupo con instructores.

Los miembros del tercer grupo hacían ejercicio físico siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias noruegas.

El seguimiento de salud realizado durante años a las personas de esos tres grupos ha permitido observar tendencias bastante claras.

Después de cinco años, la calidad de vida tanto física como mental era mejor en el grupo de quienes realizaban ejercicio de alta intensidad que en los otros dos grupos. El ejercicio de alta intensidad también tuvo el mayor efecto positivo en la aptitud física. En cualquier caso, Stensvold enfatiza que el ejercicio físico en general, sea intenso o moderado, suele ser muy bueno para la salud de los ancianos.

En cuanto a la posible relación entre el ejercicio físico y la longevidad, en el grupo de quienes realizaban ejercicio de alta intensidad, el 3% de los participantes había muerto después de cinco años. El porcentaje era del 6% en el grupo de quienes se limitaban al ejercicio físico moderado. «La diferencia no es estadísticamente significativa, pero la tendencia es tan clara que creemos que los resultados dan una buena razón para recomendar el ejercicio de alta intensidad para los ancianos», argumenta Stensvold.

En cuanto al grupo que realizaba ejercicio físico siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias noruegas, el 4,5% había muerto después de cinco años.

«Ahora nuestra esperanza es que las recomendaciones nacionales para la actividad física se modifiquen para animar aún más a las personas mayores a realizar ejercicio físico de alta intensidad, ya sea como su única forma de ejercicio o como complemento para un ejercicio más moderado», explica Stensvold. (Fuente: NCYT de Amazings)