//Un atacante suicida mata a 24 personas en un centro educativo de Kabul

Un atacante suicida mata a 24 personas en un centro educativo de Kabul

Un atacante suicida mató el sábado a 24 personas, entre ellas varios adolescentes, en un ataque con bomba que dejó además decenas de heridos en un centro educativo de la capital de Afganistán, Kabul, dijeron las autoridades afganas.

El portavoz del Ministerio del Interior Tariq Arian dijo que los guardias de seguridad habían identificado a un atacante que detonó explosivos en la calle frente al centro Kawsar-e Danish.

La mayoría de las víctimas eran estudiantes de entre 15 y 26 años, según el Ministerio de Sanidad afgano. Cincuenta y siete personas resultaron heridas en el ataque, dijo el Ministerio del Interior.

Un portavoz de los talibanes rechazó en Twitter la responsabilidad del ataque, que se produce en un momento delicado cuando representantes de los insurgentes y del Gobierno están manteniendo reuniones en Qatar para buscar un acuerdo de paz.

El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad en un comunicado difundido a través de la aplicación de mensajería Telegram, sin aportar pruebas.

Varios familiares se reunieron en un hospital cercano en busca de sus seres queridos, desaparecidos entre las bolsas que contenían los restos de las víctimas mortales colocadas en el piso del hospital, mientras que los camilleros transportaban a los pacientes heridos a recibir tratamiento, dijo un testigo de Reuters.

El ataque, que fue condenado por la OTAN y el Gobierno afgano, tuvo lugar en una zona del oeste de Kabul que alberga a muchos miembros de la comunidad chií del país, una minoría religiosa en Afganistán que en el pasado ha sido blanco de grupos como el Estado Islámico.

Decenas de estudiantes murieron en la misma zona de Kabul en un ataque a otro centro educativo en 2018.

Un maestro del centro Kawsar-e Danish, que pidió no ser identificado debido a preocupaciones de seguridad, dijo que él y el resto del personal docente estaban conmocionados por el ataque a la institución, que ofrece tutorías para dar a miles de niños la posibilidad de acceder a la educación superior.

“Todos los estudiantes estaban llenos de energía, pertenecían a familias pobres pero esperaban un futuro mejor”, dijo.

El último ataque se produjo tras los intensos combates que tuvieron lugar en varias provincias del país durante las últimas semanas, que han desplazado a miles de civiles.

El enviado especial de los Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, hizo un nuevo llamamiento el domingo en Twitter para una interrupción inmediata de la violencia y una aceleración del proceso de paz, señalando el aumento de los episodios violentos en el país en las últimas semanas, incluido el descubrimiento de la comisión de derechos humanos de un ataque aéreo llevado a cabo por el Gobierno afgano que se cobró la vida de 12 niños.

“¿Cuánto más podemos soportar, como individuos y como sociedad? ¿Cuántas veces podemos levantarnos?” preguntó en Twitter poco después del ataque del sábado Shaharzad Akbar, presidente de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, afirmando que el ataque a civiles es un crimen de guerra. (Reuters)