//250 años después, Beethoven mantiene su vigencia en Bolivia y el mundo

250 años después, Beethoven mantiene su vigencia en Bolivia y el mundo

Este 2020 se celebran los 250 años del nacimiento de uno de los mayores músicos y compositores de la historia: Ludwig van Beethoven. Una figura, que entre mitos y verdades, pasó a la historia como un referente en la música instrumental y que más de dos siglos después mantiene su vigencia intacta.  

“Beethoven es un compositor que ha pegado en músicos y no músicos. No solamente en Bolivia, yo creo que en el mundo”, afirmó Augusto Guzmán, director de la Orquesta Filarmónica de Cochabamba. “Es un compositor realmente de gran importancia, de gran trascendencia, así que es muy lindo conmemorar ya 250 años de su nacimiento”, agregó. 

Similar opinión expresó Gabriela Ruiz,  coordinadora del área de piano en el Conservatorio Plurinacional de Música, quien llamó al alemán “uno de los más grandes compositores de la historia de la música académica”.

“Ha representado una revolución en la música en general y en la música para piano también. (…) Creo que es un pilar fundamental de todo lo que es la música de cámara, la música académica y está incluida en muchos de los programas de conciertos”, señaló la pianista.  

Nacido en Bonn, Alemania, en 1770, el artista empezó sus estudios musicales a muy temprana edad, llegando a realizar su primer concierto público a los ocho años. Principalmente se  destacó como pianista, pero también ejerció como organista y violista, además de distinguirse en la composición. Una tarea que realizó hasta su muerte,  en 1827, pese a la sordera diagnosticada antes de su 30 cumpleaños.  

“Personalmente creo que Beethoven es un compositor que ha vencido, como él ha dicho, al destino. Él dijo que ‘agarró por la garganta al destino’, ya que cuando empezó a volverse famoso como compositor a sus 30 años —que eso era muy tarde para su época— le detectaron la sordera. Él iba a suicidarse, pero lucha de tal manera que vence realmente ese su destino de la sordera y logra de todos modos componer después”, apuntó Guzmán, quien describió al músico alemán como “luchador” y “humanista”.  (Pag. 7)