//Los hospitales británicos ya están a punto de ser desbordados por el coronavirus

Los hospitales británicos ya están a punto de ser desbordados por el coronavirus

Más de cincuenta mil infectados de coronavirus al día. Más de veinte mil hospitalizaciones. Más de setenta mil muertes. Retraso en los planes de vacunación (pese a que hoy se ha dado luz verde a la vacuna de Oxford / AstraZeneca). Probable aplazamiento en varias semanas en la reanudación de las clases en las escuelas secundarias. Fracaso declarado del programa de rastreo. Perspectiva de que pubs, cafés y restaurantes no abrirán por lo menos hasta el mes de marzo. Y lo peor de todo: ¡con el Brexit, el Reino Unido ya no puede echar la culpa de sus desgracias a Europa, como llevaba haciendo desde hace casi medio
siglo!

En todo caso, es el resto del mundo el que culpa a Gran Bretaña de sus problemas, tras la aparición de más y más casos de la nueva y más contagiosa cepa del virus por aquí y por allá, mientras en Londres políticos y científicos se pelean sobre la mayor o menor severidad de las restricciones que imponer, con el Gobierno claramente desbordado.

No han acabado todavía las fiestas navideñas, y la pandemia se ha convertido ya en una carrera contra reloj entre el virus y la vacuna. Las autoridades están cada vez más entregadas y sin saber qué hacer. El confinamiento de la mitad del país (unos treinta millones de personas) no ha servido para reducir la incidencia del patógeno, sino en todo caso para desacelerar su crecimiento, y Boris Johnson carece de recursos y no tiene muchas más alternativas, excepto ampliar el nivel máximo de restricciones a las regiones que hasta ahora se habían librado y mantener cerrados los colegios. Lo primero es casi seguro que lo hará, lo segundo es tema de fuertes discusiones dentro del Gabinete y con los sindicatos, asociaciones de padres y de maestros. (La Vanguardia)