//Desarrollar el empoderamiento de la mujer desde la escuela

Desarrollar el empoderamiento de la mujer desde la escuela

Por: Msc. Lic. Elizabeth Sagardia Llanos

Podemos empezar definiendo el empoderamiento como un proceso de cambio personal y colectivo que tiene como resultado y como fin la trasformación de las relaciones de poder entre mujeres y hombres. Empoderamiento, un concepto poderoso, estratégico, cargado de positividad y dirigido al desarrollo de las capacidades personales y colectivas de las mujeres. ¿A que nos referimos cuando hablamos de empoderamiento de la mujer desde la escuela?

En este contexto, el empoderamiento de las mujeres es un proceso que se hace necesario desarrollarlo desde los primeros años de la edad escolar, para que nuestras niñas y adolescentes puedan capacitarse, valorarse y ser reconocidas como parte transcendental y necesaria para la creación de una sociedad. Desde mi experiencia como gestora de una Institución Educativa a lo largo de mi carrera profesional he podido observar que muchas mujeres siguen sufriendo violencia machista y se ven vulnerados sus derechos fundamentales.  Es en este sentido tomando en cuenta estas problemática latente de nuestra sociedad, hace varias gestiones se viene trabajando en la Unidad Educativa Oscar Unzaga en el marco de la Ley N° 348 integrándola al Plan Operativo Anual y Proyecto Socioproductivos con actividades y recursos que desarrollen la autoestima en nuestras niñas, porque la autoestima adecuada es la clave de éxito en la superación de todas las dificultades; trabajar con la niña en sus primeros años y no así establecer programas de recuperación en adolescentes; formarlas con una mentalidad muy distinta a la  que fuimos educadas hace décadas atrás, enseñarles que no requieren de nadie para poder defenderse, hacer escuchar su voz,  fortalecer  su fuerza interior y su actitud ante las dificultades de la vida.

No solo trabajar con las niñas, más al contrario se debe incluir niños y adolescentes de ambos géneros, hacerlos sentir especiales y así logren estar en paz con ellos mismos y con los demás, de esta manera constituir una cultura de paz entre mujeres y varones. Necesitamos romper paradigmas y para que esto prospere se requieren cambios importantes en temas de inclusión y equidad de género, así como fomentar e impulsar la participación de mujeres en todos los ámbitos de nuestra sociedad.