//La motivación… una amiga del docente en los procesos educativos

La motivación… una amiga del docente en los procesos educativos

Por: Msc. Lic. Elizabeth Sagardia Llanos

La falta de motivación en los procesos educativos, es uno de los aspectos que se relaciona con frecuencia al fracaso escolar, un estudiante desmotivado muestra poco interés por aprender, no encuentra utilidad a los conocimientos ni a las actividades diarias y en consecuencia, rechaza las vías de aprendizaje que la escuela pone a su disposición. Un estudiante motivado, sin embargo, tiene más probabilidad de alcanzar las metas educativas, porque está convencido de que su esfuerzo implica logros satisfactorios y de utilidad.

¿Quién es responsable de motivar a los estudiantes? Los docentes y los padres de familia cumplen un papel muy importante en impulsar el interés de los niños y jóvenes hacia el estudio, aplicando estrategias adecuadas en casa y en el colegio.

En la escuela, el docente adquiere un papel fundamental para lograr que sus estudiantes muestren actitud positiva hacia los procesos de enseñanza aprendizaje, por lo que la actitud del docente no se debe limitar a solo transmitir conocimientos, sino que debe poner énfasis en cómo lo hace. Para ello, cuenta con distintas estrategias para aplicar en el aula, hacer sus clases más atractivas, despertar el interés de los estudiantes desarrollando sus contenidos curriculares de manera creativa, de modo que al finalizar estos se sientan satisfechos de haber aprendido algo nuevo.

Consideramos que una buena actitud del docente tiene influencia esencial ante las diversas dificultades de aprendizaje, ya que éste es quien acompaña en los procesos educativos y se convierte para el estudiante en un ejemplo a seguir, es su modelo más cercano en la escuela en donde pasa la mitad del tiempo de su formación. José Escaño y María Gil de la Serna, autores entre otras obras de ‘Cinco hilos para tirar de la motivación y el esfuerzo’, afirman que los profesores «tienen en el medio escolar la posibilidad de transmitir motivos a los estudiantes para esforzarse». Según estos expertos, las intervenciones más importantes que pueden realizar los docentes deben enfocarse a cinco puntos: crear un proyecto personal, despertar interés por el tema de trabajo, fomentar el sentimiento de colaboración, mostrar apoyo docente y sentir el apoyo de los compañeros.