//La fluorizolina, un prometedor agente antitumoral

La fluorizolina, un prometedor agente antitumoral

Una investigación sobre la fluorizolina sugiere que este compuesto podría servir como agente antitumoral por su capacidad de inhibir la mitofagia.

El equipo de Apoptosis y Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) en Hospitalet de Llobregat, Barcelona, liderado por el Dr. Joan Gil, profesor del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona (UB), ​​ha demostrado que la fluorizolina inhibe la degradación de las mitocondrias.

El grupo había descrito previamente que la fluorizolina, sintetizada por el grupo del Dr. Rodolfo Lavilla de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, ​​inducía apoptosis en líneas celulares tumorales y células tumorales primarias de leucemias y linfomas humanos.

Ahora, este nuevo estudio muestra que, además, la sustancia posee una prometedora capacidad de inhibición de la degradación de las mitocondrias, que la posiciona como un posible agente antitumoral.

La degradación de las mitocondrias, también referida como mitofagia, es un proceso intrínseco de la célula por el que se eliminan y se reciclan las mitocondrias dañadas, garantizando la integridad y el buen funcionamiento de la célula.

Varios estudios han sugerido que los inhibidores de la mitofagia, combinados con los tratamientos convencionales contra el cáncer podrían mejorar la efectividad de la quimioterapia.

Estudios recientes habían demostrado que la prohibitina, la proteína a la que se une la fluorizolina, participa en la mitofagia. Los resultados del equipo del Dr. Gil en colaboración con el grupo del Dr. Jean-Ehrland-Ricci y la Dra. Sandrine Marchetti del INSERM de Francia, publicados en la revista académica Oncogénesis, demuestran que la fluorizolina no solo une a las prohibitinas sino que además detiene la degradación de las mitocondrias en diversos tipos celulares tumorales.

Estos resultados forman parte de la tesis doctoral de Sonia Núñez-Vázquez, codirigida por el Dr. Gil y el Dr. Daniel Iglesias-Serret, profesor de la Universidad de Vic, en la provincia de Barcelona. (Fuente: IDIBELL)