//Militares protagonizan golpe de Estado en Sudán

Militares protagonizan golpe de Estado en Sudán

Dubái.- Sudán se enfrenta a un golpe de Estado, según declaró ayer el Ministerio de Información, que instó a la liberación inmediata de todas las autoridades detenidas.

El pueblo sudanés debe intentar detener los esfuerzos de los militares para bloquear la transición democrática, añadió en una declaración a Reuters. «Invitamos a todos a continuar la marcha hasta que se frene el intento de golpe de Estado», dijo.

Las fuerzas del ejército detuvieron ayer a la mayoría de los miembros del gabinete de Sudán y un dirigente militar disolvió el Gobierno de transición, mientras que los detractores de la maniobra salieron a la calle, donde se registraron disparos y heridos.

Abdel Fattah al-Burhan, un general que dirigía el Consejo Soberano -un organismo que ostenta la jefatura de Estado a través del que comparten el poder militares y civiles-, declaró el estado de emergencia en todo el país y disolvió el consejo y el Gobierno de transición.

El primer Ministro sudanés, Abdalla Hamdok, fue detenido y trasladado a un lugar no revelado tras negarse a emitir una declaración de apoyo al golpe, según informó el Ministerio de Información, aparentemente todavía bajo el control de los partidarios de Hamdok.

Además, el ministerio llamó a la resistencia contra el golpe. Dijo que decenas de miles de personas opuestas al movimiento de los militares habían salido a las calles y se habían enfrentado a tiros cerca del cuartel general del ejército en la capital, Jartum.

Al menos 12 personas resultaron heridas en los enfrentamientos, según indicó un comité de médicos en su página de Facebook, sin dar más detalles.

El director de la oficina de Hamdok, Adam Hereika, dijo a Reuters que los militares habían llevado a cabo su toma de posesión del poder a pesar de los «movimientos positivos» hacia un acuerdo con Hamdok, tras las reuniones con un enviado especial de Estados Unidos, Jeffrey Feltman.

Un periodista de Reuters en Jartum vio soldados del ejército y del poderoso cuerpo paramilitar de las Fuerzas de Apoyo Rápido estacionadas en las calles de Jartum. Restringían la circulación de los civiles, mientras manifestantes que portaban la bandera nacional quemaban neumáticos en diferentes partes de la ciudad. (Reuters)