//Gobierno prohíbe a las empresas generar energía luego de haberla incentivado

Gobierno prohíbe a las empresas generar energía luego de haberla incentivado

El Gobierno incentivó la autogeneración eléctrica a partir del uso de gas natural por parte de las industrias y otros actores privados entre los años 2011 y 2014, mientras que ahora restringe esta actividad.

A través del Decreto Supremo 4794, el Gobierno restringió el uso del gas natural para los industriales con el fin de que YPFB pueda venderlo a mejores mercados, medida que fue recibida con resistencia por los industriales del país.

Ayer, el gerente de desarrollo empresarial de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Luis Fernando Strauss, señaló que el Gobierno cambia las reglas del juego para las industrias, luego de que hace 10 años promovió la instalación de plantas de autogeneración eléctrica para paliar los problemas de abastecimiento energético que atravesaba el país la década pasada.

“En los años 2013, 2014, cuando el país tenía problemas en el abastecimiento de energía eléctrica, fue el propio Gobierno el que buscó a las empresas, les pidió y generó ciertos incentivos para que éstas pudieran autogenerarse energía eléctrica y en ese momento el sector privado le puso el hombro al Estado, haciendo inversiones significativas para que el sector industrial pueda autoabastecerse y ahora, de buenas a primeras, cambia las reglas del juego”, expresó el empresario.

De acuerdo a notas de prensa de 2011, los empresarios de industrias intensivas en el uso de energía empezaron a comprar sus propios generadores de electricidad por la crisis energética del país.

Asimismo, en 2008, los empresarios advirtieron sobre los niveles bajos de reserva de electricidad y argumentaron que la falta de inversiones en las industrias de electricidad fue causada por la crisis política de vivió Bolivia desde 2000, antes de la llegada de Evo Morales al poder.

Ante la crisis energética de la década pasada, entre 2011 y 2014, el Gobierno promulgó tres decretos supremos incentivando la autogeneración eléctrica por parte de actores privados en los sistemas aislados, entre los cuales se encontraban las industrias.

Rechazo al decreto

Ayer, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Pablo Camacho, rechazó el Decreto Supremo 4794 que modifica el reglamento de distribución de gas natural por redes, obligando a las industrias a cambiar su matriz energética con base en gas al Sistema Interconectado Nacional (SIN), asegurando que esta modificación provocará afectación a los costos de las industrias nacionales y a la producción en el precio final hacia la población.

“Nos preocupa lo que puede significar este decreto para el sector, la CNI ya ha iniciado una consulta a nuestros asociados para saber qué industrias, qué regiones son las que están generando energía eléctrica a partir del gas, sin embargo, sabemos que va haber una modificación en los precios de los productos que estas empresas producen”, sostuvo Camacho.

Camacho agregó que esta medida va en contra de la política económica del Gobierno, que propone incrementar la producción nacional y trabajar en la sustitución de importaciones.

“En el país no hay un control de precios, pero tenemos el contrabando que opera en ese sentido, cada centavo que subamos a los productos nacionales son un incentivo al contrabando”, expresó el presidente de la CNI.

En ese marco, señaló que el sector industrial del país pedirá un diálogo al Gobierno nacional para tratar este tema, el cual no fue consensuado con el sector y no se tomó en cuenta los perjuicios que podría conllevar para las industrias el cambio de una matriz energética.

De acuerdo con cálculos de los empresarios de Santa Cruz y Cochabamba, las medidas dispuestas por el Decreto Supremo 4794 incrementarán los costos de las empresas entre un 43% y 60% e impulsarán un aumento en precios de sus productos. (Página Siete)