//5 hábitos que mejoran la salud y la esperanza de vida

5 hábitos que mejoran la salud y la esperanza de vida

A pesar de los grandes avances conseguidos gracias el desarrollo de la ciencia, es notable el gran número de personas en el mundo que siguen sufriendo de todo tipo de enfermedades y condiciones deplorables de salud. 

Esta situación se debe básicamente a un conjunto de nuevas costumbres y actividades cotidianas que afectan de manera directa y progresiva la integridad del cuerpo humano. La sociedad contemporánea somete a un importante porcentaje de la población mundial a un estilo de vida sedentario y a una alimentación que deja mucho que desear. Se trata de dos aspectos de suma importancia que influyen en nuestra calidad de vida. Sin embargo, han sido varias las condiciones que se han establecido.

Diversos estudios han determinado que, al menos, más de la mitad de la población posee condiciones negativas de salud, como deficiencias respiratorias, obesidad, diabetes, así como el consumo en exceso del alcohol y drogas. Nos referimos factores de riesgo que indudablemente tienen una relación directa con respecto a la esperanza de vida de cientos de millones de personas de diversas nacionalidades. En la actualidad, se ha desarrollado todo un mercado entorno a productos saludables, como  es el caso de los suplementos Meritene, u otros tipos sustancias que fomentan la nutrición y salud del organismo.

¿Qué hábitos mejoran la salud del organismo?

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard emitió un estudio con los 5 principales factores que producen la muerte prematura en los seres humanos. A partir de dicha investigación, hemos podido determinar los hábitos que permiten tener un estilo de vida saludable.

– Alimentación adecuada:

Los hábitos alimenticios es uno de los factores de mayor importancia en la salud del organismo. En las últimas décadas, la popularidad de la comida “chatarra” o comida rápida ha sido una de las razones del gran fenómeno de la masificación de la obesidad en adultos como en niños.

Ante esta situación, cientos de especialistas en nutrición han determinado que llevar una dieta saludable es un método infalible para aumentar la esperanza de vida de la población. Recomendamos, entonces, la ingesta de alimentos como frutas, verduras, granos, nueces, alimentos ricos en omega 3, así como grasas saludables. Por otra parte, sugerimos el control y la disminución del consumo de alimentos que han sido considerados como poco saludables, y nocivos para el organismo a mediano y largo plazo, como las carnes rojas procesadas, las bebidas con un alto contenido en azúcares, así como las grasas trans.

– Constante actividad física

Ante el aumento del trabajo y las ocupaciones cotidianas, cada vez es menor el número de personas que se dedican a cuidar su cuerpo de la manera indicada a través del ejercicio y la actividad física. No hablamos de pasar de una vida sedentaria a dedicarle más de 8 horas al día en el gimnasio. Existen una gran cantidad de rutinas que se pueden realizar desde la comodidad de hogar y que no requieren más de 30 minutos de tiempo. De hecho, los especialistas recomiendan que diariamente se realicen actividades físicas durante al menos media hora. A través de las pequeñas y permanentes rutinas, el organismo será protagonista de grandes beneficios.

– Control del peso corporal

La obesidad es uno de los resultados del incumplimiento de los factores anteriores. Al llevar un estilo de vida en donde predomina el sedentarismo y el consumo excesivo de carbohidratos, el aumento del peso es inevitable. Es una condición que no debe ser tratada desde el punto de vista estético, sino como un factor de riesgo a la salud corporal. Es una de las causas o el origen de una gran cantidad de muertes al año en todo el mundo. Están más que demostradas las complicaciones y los efectos sobre la salud que la obesidad acarrea. Los índices de masa corporal (IMC) deben mantenerse entre 18.5 y 24.9, qué es lo normal.

– El cigarrillo

Es evidente que cada cuerpo y cada organismo reaccionan de forma diferente ante los efectos del cigarrillo. De hecho, hay personas que viven hasta los cien años y fumaron más parte de su vida. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una tendencia general. Es todo lo contrario. Según la Organización Mundial de la Salud, fumar cigarro es la causa de muerte de más de 8 millones de personas en todo el mundo. Es por ello, que lo más recomendado es no fumar nunca.

– Consumo de alcohol

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas no sólo produce diversas afecciones al organismo, sino que además el estado de ebriedad es un factor que influye sobre millones de muertes de jóvenes y adultos. Los estudios en esta materia han determinado que existen niveles moderados de alcohol que no afectan al organismo. En el caso de los hombres es de  5 a 30 gramos por día, y  5 y 15 gramos por día para las mujeres. 

Estas han sido algunas de los principales hábitos saludables que deben incorporarse a la cotidianidad del ser humano para garantizar un adecuado nivel de salud y calidad de vida. (NCYT)