//OEIN en Alemania: ni vivían en un castillo ni eran mantenidos

OEIN en Alemania: ni vivían en un castillo ni eran mantenidos

Tres meses después de despegar el avión  que los trasladó a Europa, los 25 miembros de la Orquesta Experimental de Instrumentos Nativos (OEIN) todavía no pueden volver a La Paz. Son exactamente 92 días los que la agrupación lleva fuera de la sede de Gobierno, en los que el grupo pasó momentos de felicidad junto a la música e incertidumbre sobre el futuro próximo. 

“Es definitivamente una odisea. No se imagina todo lo que hemos atravesado”, reveló Carlos Gutiérrez, el director de la orquesta desde 2019. 

La OEIN partió el 9 de marzo con destino a Alemania, donde tenían agendadas algunas presentaciones. Poco después se les informó que los recitales serían cancelados como medida de prevención  ante  la pandemia de la Covid-19. Desde entonces intentan retornar a La Paz.  

“Hemos tenido más bien la suerte de permanecer en un espacio en el que podíamos compartir música, podíamos encontrarnos, teníamos espacios comunes”, explicó Gutiérrez.

Pero el que se encontraran en condiciones amigables no implica que fuera una estadía sencilla. Ante reportes de que “vivían en un castillo” o que eran “custodiados por lobos”, el director explicó que su estancia en la ciudad de Rheinsberg fue de todo menos idílica. 

Durante las casi 12 semanas que estuvieron allí la agrupación se alojó en la Academia de Música de Rheinsberg, un edificio que el propio director calificó de “sencillo” y desde donde trabajaron para cubrir parte de los gastos. 

“Han habido instituciones que nos han ofrecido la oportunidad de trabajar en el sentido de generar productos artísticos. Por ejemplo, hemos grabado muchas piezas de música, hemos grabado el repertorio que habíamos llevado para presentar en Berlín. Y eso nos ha significado tener ingresos para poder costear los gastos de estadía”, explicó el director. “De otra manera no lo hubiéramos logrado. Nos ha tocado trabajar durante estos tres meses para poder sobrevivir en Alemania”, insistió. 

La orquesta, cuyos miembros oscilan entre los 17 y 37 años, llegó a Santa Cruz el pasado martes, donde cumplieron cuarentena. Ayer tenían previsto retornar a la sede de Gobierno, pero en una nueva curva de esta historia se canceló el vuelo y se quedaron  en la capital cruceña. Al cierre de esta edición el grupo tenía confirmado otro vuelo para hoy.  (Página Siete)