//Protesta de desocupados es intervenida por la policía y el ejército

Protesta de desocupados es intervenida por la policía y el ejército

Un grupo de ciudadanos considerados desocupados, porque no tienen una actividad laboral, quisieron recorrer algunas calles del centro de la ciudad para hacer conocer su voz de protesta ante la ampliación de la cuarentena estricta que determinaron las autoridades del COEM y representantes de Instituciones; al llegar a una de las esquinas de la plaza 12 de Julio, la marcha de protesta fue interceptada por el Comandante de la Policía y efectivos de la Cuarta División de Ejército que se encontraban realizando el control correspondiente.

En una primera instancia y con los ánimos un poco caldeados y molestos por la interrupción, los marchistas elevaron el tono de voz pidiendo que se les permita continuar con su protesta, aduciendo que lo que hacen es sólo manifestarse pedir que se flexibilice la cuarenta porque si situación familiar es insostenible, ya que no tienen cómo llevar el sustento a sus hogares. «Queremos trabajar», «no tenemos que comer en nuestras casas», «pedimos que se ingrese a una cuarentena dinámica para que podamos tener la posibilidad de trabajar y llevar un poco de pan a nuestros hogares», eran los argumentos que manifestaban los marchistas.

Por su parte, el Comandante de la Policía, Coronel Ramiro Lora, instó a los marchistas a deponer la acción ya que se está infringiendo una determinación y que, a manera de reflexión, les dijo que él conoce muy bien la crítica situación de muchas familias, «Yo les entiendo muy bien su preocupación, pero debemos entender que no debemos romper la cuarentena con esta clase de protestas porque ustedes se están exponiendo a sufrir algún contagio y por ende sus familias también corren peligro. Yo les propongo que este viernes visitemos al Señor Alcalde y ustedes le piden que flexibilice la cuarentena, le explican la situación por las que están atravesando y ojala puedan llegar a un buen acuerdo», manifestó la autoridad policial.

Ante esta propuesta hecha por el Comandante de Policía, los marchistas optaron por aceptarla y decidieron suspender su medida.