//Salida extravehicular en la estación espacial internacional

Salida extravehicular en la estación espacial internacional

Dos astronautas estadounidenses, Chris Cassidy y Bob Behnken, llevaron a cabo una salida extravehicular (EVA) el 26 de junio, ideada para reemplazar una serie de baterías instaladas en el segmento S6 del sistema de paneles solares de la estación espacial internacional.

La que se convirtió en la excursión número 65 protagonizada por astronautas desde el segmento estadounidense se inició a las 11:28 UTC, tras la despresurización del módulo esclusa Quest. Su escotilla exterior se abrió tres minutos después, operación seguida por la salida de Cassidy. Casi inmediatamente, el astronauta perdió el pequeño espejo de referencia en su muñeca izquierda que se utiliza para tener una perspectiva que ayude a superar las limitaciones de movimientos del traje espacial. El espejo desapareció rápidamente de la vista.

Tras este pequeño contratiempo, tanto él como Behnken se dedicaron a la tarea principal de la salida. La presente EVA es la primera de cuatro programadas para reemplazar varias baterías antiguas de níquel-hidrógeno por otras de ion litio más modernas. Dichas baterías llegaron a la estación en mayo, a bordo de una nave de carga japonesa, y almacenan la electricidad producida por los gigantescos paneles solares, la cual se emplea cuando el complejo orbital se halla en la zona nocturna de su órbita.

La EVA, la número 228 en total, incluyendo las que se dedicaron al ensamblaje y mantenimiento de la estación, estuvo protagonizada por dos hombres ya veteranos en este tipo de trabajo. Ambos realizaban su séptima EVA en esta ocasión.

La duración final de su salida fue de 6 horas y 7 minutos. Durante ese tiempo, llevaron a cabo todas las operaciones previstas, y también adelantaron algunas pensadas para la siguiente EVA, programada para el miércoles día 1 de julio. Más concretamente, retiraron cinco de las seis baterías antiguas de níquel-hidrógeno en el segmento S6, correspondientes a uno de los canales de energía, e instalaron en su lugar dos de las tres baterías de ion litio que las reemplazarán, así como dos de los tres “puentes” que sustituirán a las tres baterías que se quedarán sin reemplazo, ya que las nuevas baterías duplican en capacidad a las antiguas. Una vez instaladas, el centro de control confirmó que las dos baterías colocadas funcionaban perfectamente.

El miércoles, Cassidy y Behnken volverán a salir e instalarán la tercera batería y un tercer adaptador o puente, además de retirar la última batería de níquel-hidrógeno.

Los dos astronautas regresaron sin novedad al interior del módulo Quest, que fue represurizado sin problemas. Cassidy acumula ahora 37 horas y 21 minutos de actividad extravehicular, mientras que Behnken ha pasado 43 horas y 40 minutos en el exterior de la estación. (Fuente: NCYT Amazings)