//Al grupo del Tigre paceño en la Libertadores se suma el Santos del Brasil

Al grupo del Tigre paceño en la Libertadores se suma el Santos del Brasil

Las atajadas soberbias del arquero Joao Paulo guiaron al subcampeón Santos a la fase de grupos de la Copa Libertadores, al impedir la remontada de San Lorenzo, con el que empataron 2-2 este martes en Brasilia, un marcador funcional tras haber vencido 3-1 en Argentina. Así el Santos se sumó al grupo de The Strongest donde también están Boca Juniors y Barcelona.

Los reflejos del portero de 25 años respaldaron al «Peixe» del argentino Ariel Holan, que se fue adelante con anotaciones del juvenil Marcos Leonardo, de 17 años, en el minuto 22 y el veterano Pará, de 35, en el 56.

El «Ciclón», que jugó con uno menos desde el minuto 51, cuando el zaguero Gabriel Rojas fue expulsado por una dura entrada a Marinho, amagó con la hazaña al descontar a través de un cabezazo de Franco Di Santo (59) y con un remate lejano del paraguayo Ángel Romero (79).
Santos, que perdió la final de la pasada edición de la Copa ante Palmeiras, integrará el Grupo C junto a Boca Juniors (ARG), Barcelona (ECU) y The Strongest (BOL).

San Lorenzo, dirigido por Diego Dabove, compartirá con Rosario Central (ARG), Huachipato (CHI) y 12 de Octubre (PAR) el cuadrangular A de la Copa Sudamericana.La mano de Holan – La supremacía avistada en el Nuevo Gasómetro se replicó durante casi sesenta minutos en el Mané Garrincha.

Holan, que aterrizó en Santos en febrero, hizo una variación táctica tan inesperada como fructífera. El lateral derecho Pará jugó con perfil cambiado y Madson ocupó su lugar.

El dueño de la izquierda, Felipe Jonatan, ofició de interior al lado del capitán Alisson y el juvenil Gabriel Pirani.

Jonatan estuvo a la altura de la aspiración de su entrenador y un pase suyo originó la anotación de Marcos Leonardo, que sentenció, temprano, cualquier intentona de remontada.

El ‘Menino da Vila’ le ganó en velocidad a Federico Gattoni. Los centímetros que lo aventajó bastaron para que desplegara un zurdazo, en un ángulo que parecía imposible, pues la pelota rozaba la línea final, y colara el balón entre el palo y el cuerpo de José Devecchi.

El portero fue traicionado por su intuición, que minutos antes le permitió despejar un córner cobrado por Marinho que por poco se torna en gol olímpico y que después le sirvió para despejar un zurdazo del venezolano Yeferson Soteldo tras una cabalgata.

Además del 3-1 de la ida, Santos se sintió cómodo en Brasilia por la fragilidad en la presión y marca del «Ciclón». El Peixe, por lo general, halló a un hombre libre cuando empezaba a armar la ofensiva.

Las grietas en el planteamiento de los brasileños apenas dejaban entrar luz en remates desde fuera del área, controlados con seguridad por Joao Paulo.

El golero tuvo una doble atajada (45) digna de Gylmar. Juan Ramírez disparó a unos veinte metros de puerta, Joao Paulo cacheteó la pelota y reaccionó rápido para despejar el rebote aprovechado por Emanuel Fernández.

San Joao – Pará, el experimento de Holan, hundió el envalentamiento de los cuervos con un remate colocado, al palo lejano de Devecchi, tras un contragolpe liderado por Soteldo.

El 2-0 pareció martillar los clavos en el ataúd de San Lorenzo, que minutos antes se quedó con diez cuando Rojas impidió, con una dura barrida, que Marinho entrara al área solo.

Cuando el panorama pintaba desolador, Di Santo redujo distancias al cabecear, con fuerza, un córner ejecutado por Ángel Romero.

El paraguayo coloreó un partido gris con un remate rastrero y lejano que se coló en el ángulo inferior derecho de Joao Paulo.

El arquero se reivindicó de la reacción tardía en el segundo tanto, su único lunar en la noche, al defender, con soberbias atajadas, a su equipo de las arremetidas finales de los «Cuervos», que regresarán a Argentina con la amargura de saber que en casa perdieron la chance de la clasificación. (Marcas)