//Proyecto Rositas, alternativa ante baja producción de gas

Proyecto Rositas, alternativa ante baja producción de gas

Ante un panorama incierto sobre la producción de gas en el país, el Proyecto Hidroeléctrico Rositas se presenta como una buena alternativa, por la magnitud del mismo, ya que no solo ayudará a cubrir la demanda de energía sino también servirá para riego, y, por ello, debería avanzar la iniciativa, reflexionó el exsecretario de hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, José Padilla.

Explicó que el proyecto data de más de 50 años, el diseño final ya estaría terminado solo faltaría un 30 % de la parte ambiental.

Padilla dijo que los volúmenes de gas disminuyen verticalmente y, por lo tanto, el proyecto Rositas garantizará la provisión de energía para poder industrializar el país y para el riego de 160.000 hectáreas.

De acuerdo con la publicación del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, de la Empresa Nacional de Electricidad, el proyecto Hidroeléctrico Rositas consiste en la construcción de un embalse para la generación de energía eléctrica.

Constará de una central con una potencia instalada de 600 megavatios (MW), ubicada en la confluencia de los ríos Grande y Rositas, en la región de Abapó, en el departamento de Santa Cruz.

El objetivo principal del Proyecto Hidroeléctrico Rositas es la generación de energía eléctrica, en una cantidad aproximada de 3000 Giga watts por año (Gwh/año), con una potencia instalada de 600 MW, aproximadamente el 50 % de la energía eléctrica que actualmente se consume en todo el país.

El proyecto tiene también la misión de aportar al cambio de la matriz energética del país, reemplazando el uso de combustibles fósiles (no renovables y contaminantes como el gas natural y diésel oil), por fuentes de generación renovables (no contaminantes), aprovechando los recursos naturales como el agua, el sol y el viento.

Actualmente, aproximadamente el 75 % de la energía eléctrica de Bolivia es producida por energía termoeléctrica (gas natural y diésel oil) y la meta es invertir progresivamente esta relación, señalaba en su publicación ambas instituciones estatales.

Padilla nombró uno de los beneficios del proyecto, como el riego, pero también está el agua para consumo humano, el control de las inundaciones, desarrollo turístico y generación de empleo. (El Diario)