//¿Cómo funciona una instalación solar en invierno?

¿Cómo funciona una instalación solar en invierno?

Seguramente te has planteado alguna vez cómo funcionarían o qué rendimiento tienen los paneles solares cuando los días están nublados o llega esa temporada invernal con menos horas de sol. Aunque son dudas que aparecen sobre todo al momento de decidirnos por esta tecnología, podemos estar tranquilos. Actualmente se está trabajando para optimizar su eficiencia en estos casos de poca luz solar. Se están desarrollando varios modelos que puedan tener un buen rendimiento a pesar del clima o el tiempo. No obstante, podemos estar seguros de que funcionarán a pesar de las circunstancias del tiempo. A continuación, aclaramos posibles dudas.

Los paneles solares forman parte de unas de las alternativas más ecológicas y rentables para el autoconsumo de las viviendas. En invierno son eficientes igual que en verano. Todo va a depender de las horas de sol y la incidencia. Esta duda aparece en muchas personas cuando se disponen a instalar un sistema de captación solar en sus viviendas. Y es que si comparamos unos paneles solares instalados en la zona de Andalucía o Canarias con unos del mismo modelo instalados en la zona norte de España, podemos observar que la diferencia no tiene que ver con el modelo sino con la zona geográfica donde te encuentres. En épocas tienes más horas de luz que en otras y los modelos siguen teniendo el mismo rendimiento.

Si estudiamos la producción de los paneles solares térmicos, vemos que se produce una bajada de producción de agua caliente, ya sea para calefacción o uso sanitario. El sistema sigue trabajando normal pero el motivo de esta bajada es muy claro ya que hay menos horas de sol y la incidencia de calor solar es menor. En cuanto a paneles fotovoltaicos, el efecto fotoeléctrico no se puede producir sin la luz del sol. Entonces puede llegar a bajar la producción de suministro eléctrico.

En conclusión a lo que comentamos antes, podemos decirte que el rendimiento de los paneles solares no cambia en función de las estaciones del año, sino por el desgaste del equipo en conjunto. Por lo general, los sistemas de energía solar suelen durar los 25-30 años a pleno rendimiento si se mantienen correctamente. Pero podemos asegurarte que las placas solares en invierno no dejan de trabajar por “ser invierno”. Tanto si hablamos de los colectores solares térmicos, como los fotovoltaicos tienen una reducción de producción en invierno, pero siguen funcionando de manera normal.

¿En qué medida afecta al rendimiento de las placas?

Las dudas que previamente se nos pueden presentar sobre el rendimiento de los paneles en invierno es solo una creencia que si lo razonas bien, tiene poca influencia. Es decir, la relación del rendimiento de las placas solares es el mismo o muy similar en cualquier época del año. Si lo calculamos por cantidad de electricidad o calor que son capaces de generar en cada hora de exposición del sol, nos daremos cuenta de que es la misma. Sería un error comparar la cantidad de energía que generan en un día entero de invierno, con la cantidad de energía que generan en verano.

Para entender mejor el tema, pondremos un ejemplo. Dos paneles fotovoltaicos que por un lado un modelo tiene 60 células solares y pueden entregar 320 W de potencia a 24 v; y por otro lado tenemos un modelo de 72 células solares que entregan 385 W a 24 v también. Si ambos modelos están las mismas horas expuestas al sol, una entrega más potencia que la otra. Indistintamente si es verano o invierno, el rendimiento de cada modelo de placa solar es igual en cualquier época del año. El sistema no cambia. Lo que sí cambia es el “combustible” que en este caso serían las horas de luz. En épocas de menos combustible (algo que no podemos controlar), el rendimiento del sistema sigue siendo el mismo pero se produce menos energía.

¿Y en la eficiencia y el consumo influye?

En referencia al consumo y la eficiencia en invierno, podemos decir que sí se ven influenciados. Con la disminución de horas de sol (combustible) los paneles solares puede que no nos den la energía suficiente para cubrir el consumo de nuestra vivienda. Y no solo sucede con la energía eléctrica sino también con la producción de agua caliente. Por eso el técnico profesional debe hacernos un cálculo del consumo de nuestra instalación medio. Para no tener en verano exceso y en invierno carencias. Un cálculo de consumo medio equilibrado, para el uso de ambos suministros (electricidad y ACS).

Otra alternativa ante la imposibilidad de cubrir el consumo de agua caliente en nuestra vivienda es contar con el apoyo de una bomba de calor u otro sistema. Esto evitará que en días nublados, nos quedemos escasos de agua caliente para tomar una ducha o cualquier otro uso personal necesario. Existen sistemas de producción de ACS muy asequibles en el mercado que se combinan a la perfección con energía solar.

¿Es buena idea invertir en energía solar a largo plazo?

Cuando nos plantean esta pregunta debemos ser profesionales, analizar la situación actual y conocer que necesidades tiene nuestra vivienda. Al momento de instalar un sistema de energía solar no pensamos si en invierno funcionan o en verano generan el doble. Simplemente porque la instalación que planteemos nos va a durar como mínimo 25 o 30 años y en ellos tendremos mucho ahorro en consumo de electricidad o ACS. Si hablamos de inversión, la amortización suele rondar entre 6 y 8 años, es decir en 10 años máximo el coste de la instalación se ha pagado con el ahorro de energía tradicional.

Tanto para autoconsumo fotovoltaico como para apoyo en nuestra calefacción o generar ACS, los beneficios aparecen desde el primer instante de funcionamiento. Por lo que no debemos dudar entre si vale la pena o no invertir en un sistema de energía renovable. Si hablas con cualquier profesional, te recomendará que invertir en paneles solares es una decisión acertada.

Mantenimiento de energía solar en invierno

Sí, claro que hay que mantener el equipo indistintamente de la época del año. El mantenimiento que se realiza es similar al de otros meses. Decimos similar porque hay que prestar especial atención al glicol, ya que si es viejo o se encuentra deteriorado, las posibles heladas pueden afectar a los paneles. Si el estado del líquido no es correcto, es fundamente sustituirlo por uno nuevo. Por lo demás, la limpieza y revisión de las conexiones es igual al resto del año. Acuérdate de revisar también los soportes y aislamientos, así como las bombas de circulación u otros componentes importantes. (NCYT)