//Alta tensión entre la UE y Turquía en el Mediterráneo oriental

Alta tensión entre la UE y Turquía en el Mediterráneo oriental

Aumenta la tensión entre Turquía y la Unión Europea por las prospecciones en el Mediterráneo oriental a la búsqueda de reservas de gas. El último episodio lo protagonizan las maniobras militares conjuntas que están realizando Francia, Italia, Grecia y Chipre en la zona, en lo que se interpreta como una demostración de fuerza frente a Ankara que había enviado al barco Oruc Reis para realizar investigaciones sísmicas. Esta es la clave que explica el nuevo peldaño en el enfrentamiento entre Turquía y la UE, el acceso a los importantes yacimientos de gas descubiertos en aquellas aguas.

Por parte europea, es Francia quién se ha erigido en el socio más beligerante al lado de Grecia, en este enfrentamiento con Turquía; tensiones que Emmanuel Macron multiplica en todos los frentes, sea el Mediterráneo Oriental, Libia o la OTAN. Ayer, la ministra de Defensa francesa, Florence Parly, lanzó su advertencia al anunciar las maniobras militares. “El Mediterráneo oriental se transforma en un área de tensiones. El respeto del derecho internacional debe ser la regla y no la excepción. Con nuestros socios chipriotas, griegos e italianos hoy emprendemos un ejercicio militar con medios aéreos y marítimos”, escribió la ministra en Twitter, para añadir que el Mediterráneo oriental no puede ser “un terreno de juego para las ambiciones de algunos”.

Por su parte, el Ministerio de Defensa griego dijo que estas maniobras de los cuatro países responden al incremento de las tensiones en la zona por los prolongados conflictos. “Estas tensiones se ven agravadas por el descubrimiento de recursos naturales en el mar, una situación que ha dado lugar a repetidas violaciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Unclos) así como del derecho internacional”, indicó Atenas en un comunicado. Esta es la versión griega, apoyada por toda la Unión Europea, que considera las prospecciones turcas en esas aguas como una intromisión ilegal.

No es la visión que mantiene Turquía, que considera vital hacerse con su parte en la explotación del gas y que está maniobrando para conseguirlo. Ayer, su presidente pronunció un discurso que se puede leer como respuesta a estas maniobras militares. Recep Tayyip Erdogan señaló que no renunciará a sus objetivos y advirtió a Grecia que no cometa ninguna equivocación: “No haremos ninguna concesión en lo que nos pertenece…invitamos a nuestros homólogos a evitar cualquier error que abriría la puerta a su ruina”. (La Vanguardia)