//Uso de exoesqueletos para caminar con lesión en la médula espinal

Uso de exoesqueletos para caminar con lesión en la médula espinal

Caminar asistidos por un exoesqueleto es seguro, factible y eficaz en personas discapacitadas por una lesión de la médula espinal, según resultados de un ensayo clínico aleatorio. El artículo se publicó en la revista Frontiers in Robotics and AI.

El estudio se llevó a cabo en tres lugares: el James J. Peters VA Medical Center; la Fundación Kessler; y la Universidad de Maryland.

Los investigadores del estudio buscaron establecer pautas para programas clínicos de uso de exoesqueletos para caminar en individuos con lesiones de la médula espinal. Su objetivo era determinar el número de sesiones de entrenamiento con el exoesqueleto que necesitaban las personas con diversos déficits de movilidad para adquirir las habilidades adecuadas y alcanzar los hitos de velocidad. En el estudio se utilizaron dos exoesqueletos potenciados: el Ekso GT (Ekso Bionics) y el ReWalk (ReWalk Robotics).

Los 50 participantes incluyeron individuos con tetraplejia y paraplejia, tanto motrices completas como incompletas. En este ensayo de control aleatorio, se midió su rendimiento en un total de 36 sesiones. Los participantes fueron asignados al azar al Grupo 1 (caminata exo-asistida) o al Grupo 2 (actividad habitual) durante 12 semanas; cada grupo se pasó luego al otro brazo del estudio. Después de 12, 24 y 36 sesiones, su progreso fue medido por los segundos (s) empleados en una prueba de caminata de 10 metros (10MWT), metros recorridos durante 6 minutos (6MWT), y un Timed-Up-and-Go (TUG) (tiempo en segundos de recuperación tras una caída).

La mayoría de los participantes dominaron la capacidad de moverse eficazmente con la ayuda del exoesqueleto, según el Dr. Forrest, director del Centro de Estimulación Espinal Tim y Caroline Reynolds, y director asociado del Centro de Investigación de Ingeniería de Movilidad y Rehabilitación de la Fundación Kessler. Después de 12 sesiones, 31 (62%), 35 (70%) y 36 (72%) participantes alcanzaron los hitos establecidos para las pruebas 10MWT, 6MWT y TUG, respectivamente. Después de 36 sesiones, los resultados mejoraron, con 40 (80%), 41 (82%) y 42 (84%) de los participantes que cumplieron los criterios para 10MWT, 6MWT y TUG, respectivamente.

«Los participantes mostraron una mejora independientemente del nivel de la lesión, la integridad o la duración de la misma», señaló el Dr. Forrest, «lo que indica que los exoesqueletos pueden utilizarse para mejorar la movilidad en un amplio espectro de individuos con déficits neurológicos causados por una lesión de la médula espinal». Nuestros resultados pueden utilizarse para orientar la aplicación de los exoesqueletos en la rehabilitación de lesiones de la médula espinal, y la adquisición oportuna de habilidades para el uso seguro de estos dispositivos para la rehabilitación y el uso en la comunidad». (Fuente: NCYT Amazings)