//COMO IMPARTIR EDUCACION EN TIEMPO DE PANDEMIA CUANDO LAS CONDICIONES DE LOS ESTUDIANTES SON DE DESIGUALDADES DIVERSAS.

COMO IMPARTIR EDUCACION EN TIEMPO DE PANDEMIA CUANDO LAS CONDICIONES DE LOS ESTUDIANTES SON DE DESIGUALDADES DIVERSAS.

Autor Lic. Rosario Verazaín Rojas

Con la trágica aparición del CORONA VIRUS  el sistema educativo ha sufrido un cambio abismal colocando a todos los actores educativos en una situación crítica de temor al contagio y la incertidumbre  sobre qué hacer para continuar con la enseñanza  aprendizaje, ya que una vez suspendidas las clases presenciales nuestra incógnita era ¿cómo encaramos y qué hacemos  para que nuestros estudiantes continúen con el desarrollo de sus actividades escolares de manera que no se vean perjudicados en su aprendizaje?

Analizando nuestra situación social, económica, contextual, cultural, llegamos a deducir que la única forma era el retomar clases a distancia.  Asumiendo que ´´LA EDUCACION ES EL MÁXIMO DEBER DEL ESTADO´´ el cual debe garantizar la continuidad de clases obedeciendo el derecho de los estudiantes a su formación en condiciones de protección, bienestar, fortaleciendo la educación integral y equitativa de calidad para todos, cosa que no se dio, pues el estado dejó a nuestra  libre decisión el retomar el desarrollo de actividades pedagógicas de acuerdo a las posibilidades de los docentes

Dada la situación que la escuela se encuentra a una larga distancia del área urbana, los medios de comunicación tecnológica no llegan, haciéndose imposible el uso de plataformas virtuales, toda vez que la posibilidad de realizar la continuidad del trabajo a través de estos medios de comunicación se hacía posibles en otros contextos educativos, no siendo el caso de nuestro ámbito de trabajo optamos por desarrollar clases a distancia.

Jamás una clase virtual reemplazará a una presencial, pues la interacción estudiante – maestro se hace más relevante por muchas razones. En esas condiciones y ante la imperiosa necesidad de continuar con el desarrollo de formación decidimos efectuar el avance curricular a distancia asegurando que nuestros estudiantes continúen con su aprendizaje.

Elaboramos cartillas educativas contextualizadas complementando con actividades para reforzar el aprendizaje, las cuales eran distribuidas en la comunidad por un docente casa por casa con los cuidados respectivos de bioseguridad, llegando a un 85% del estudiantado, convirtiendo el otro 15% en una preocupación para los docentes.

Esta experiencia nos dio pautas para mejorar nuestro sistema de avance y buscar alternativas de manera que el aprendizaje sea significativo y llegue al 100% de nuestros estudiantes logrando nuestro objetivo principal.