//Nueva píldora para los alérgicos que previene la anafilaxis

Nueva píldora para los alérgicos que previene la anafilaxis

Para alguien con alergia a los alimentos o a los medicamentos, el riesgo de un shock anafiláctico que ponga en peligro su vida acecha en cada esquina. Un nuevo estudio de Northwestern Medicine muestra que podría existir una píldora que se tomaría de forma proactiva para prevenir la anafilaxis leve o que ponga en peligro la vida, sin importar la causa.

La anafilaxia o anafilaxis es una reacción alérgica sistémica grave, potencialmente mortal, que puede ocurrir en segundos o minutos después de la exposición a un alérgeno. En Estados Unidos, ocurre en aproximadamente una de cada 50 personas, aunque muchos creen que la tasa es más alta (más cercana a una de cada 20), según la Fundación del Asma y la Alergia de América. Si la presión sanguínea de una persona cae tan bajo durante la anafilaxia o sus vías respiratorias se cierran lo suficiente como para que no pueda llevar suficiente oxígeno a sus órganos, entra en shock anafiláctico.

¿Cómo pueden unos medicamentos detener una reacción alérgica antes de que comience?

Los medicamentos utilizados en el estudio se conocen como inhibidores de la BTK. La BTK es una enzima llamada tirosina quinasa de Bruton, que se encuentra dentro de las células, incluyendo los mastocitos. La razón por la que los inhibidores de la BTK trabajan para bloquear las reacciones alérgicas es que al inhibir o bloquear la enzima BTK, los mastocitos no pueden ser activados por los alérgenos y el anticuerpo alérgico para liberar la histamina y otros mediadores alérgicos.

El estudio usó tres diferentes inhibidores de la BTK, que bloquearon las reacciones alérgicas cuando se probaron en mastocitos humanos en un tubo de ensayo. Además, en el estudio se utilizó un medicamento oral aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, que redujo o previno con éxito las reacciones alérgicas, incluidas las reacciones anafilácticas graves y potencialmente mortales, en un nuevo modelo «humanizado» de anafilaxia en ratones. Los órganos del ratón contenían células humanas trasplantadas que, a lo largo de varios meses, maduraron hasta convertirse en mastocitos humanos, las células primarias que reaccionan durante las reacciones alérgicas.

Este sería el primer tratamiento conocido para prevenir la anafilaxia, aparte de evitar el alérgeno. Los hallazgos podrían allanar el camino para que en el futuro se realicen ensayos clínicos en humanos de estos medicamentos orales para ser usados como tratamiento preventivo y evitar así reacciones alérgicas graves, dijo el autor principal, el Dr. Bruce Bochner, profesor de medicina de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

«Esta píldora podría literalmente cambiar y salvar vidas», dijo Bochner. «Imaginemos ser capaces de tomar la medicación de forma proactiva para prevenir una reacción alérgica grave»El estudio se publicó en la revista Journal of Clinical Investigation.

«He oído a padres decir: ‘Sería bueno que mi hijo tomara algo mientras estamos de vacaciones en caso de que accidentalmente comiera la comida equivocada’, y creemos que estos medicamentos podrían algún día servir para ese propósito», dijo Bochner.

Además, Bochner afirmó que «las personas que corren un alto riesgo de exposición alérgica a los antibióticos o las personas que están a punto de someterse a una desensibilización alimentaria por vía oral (comer alimentos gradualmente para crear un umbral de reacción alérgica) podrían tomar la píldora como medida preventiva. Si tales medicamentos resultan ser lo suficientemente seguros y baratos para el uso diario, teóricamente cualquier persona que tenga una alergia grave, incluidas las alergias alimentarias, podría tomarlos y ser capaz de comer los alimentos que han estado evitando estrictamente», dijo Bochner.

Por ahora, Bochner dijo que es probable que el medicamento se use de manera preventiva, no para emergencias, como el EpiPen, que inyecta epinefrina a alguien que experimenta una reacción alérgica para revertir los síntomas. Pero él y su equipo están considerando explorar si este tipo de medicamento podría ser reformulado para ser añadido al EpiPen para ser inyectado junto con la epinefrina para ver si sería mejor detener o abortar la anafilaxis después de que haya comenzado.

En investigaciones anteriores, la Dra. Jennifer Regan y la Dra. Melanie Dispenza, ambas ex becarias que trabajaban con Bochner, descubrieron que los pacientes con cáncer que tomaban el inhibidor de la BTK ibrutinib y que eran alérgicos a alérgenos transportados por el aire como la caspa de los gatos y cierto polen, vieron reducida su reactividad en la prueba cutánea de alergia en entre un 80 y un 90% en una semana. Un estudio posterior dirigido por Dispenza demostró que lo mismo ocurría con las reacciones de la prueba cutánea de alergia alimentaria cuando los adultos sanos con alergia alimentaria tomaban el fármaco sólo durante unos días. Ambos estudios piloto incluyeron un pequeño número de sujetos, pero los hallazgos fueron consistentes.

«La inhibición de las pruebas cutáneas es una especie de prueba de sustitución para saber si el fármaco realmente funciona», dijo Bochner. «Así que, un objetivo futuro es dar este medicamento a los sujetos que sean alérgicos a alimentos o a fármacos, mostrarles mediante pruebas cutáneas que su sensibilidad alérgica ha sido bloqueada por el efecto del fármaco y luego darles el alimento o el fármaco, esperando que tengan poca o ninguna reacción».

Los inhibidores de la BTK se encuentran actualmente en el mercado a un precio aproximado de 500 dólares diarios como una alternativa exitosa y menos tóxica a la quimioterapia para pacientes con cánceres de la sangre. Todavía no se ha aprobado su uso en niños, que son más propensos a tener alergias alimentarias. (Fuente: NCYT Amazings)