//Primer análisis estructural a nivel molecular de pieza clave de la variante ómicron

Primer análisis estructural a nivel molecular de pieza clave de la variante ómicron

Unos investigadores han presentado los resultados del primer análisis estructural a nivel molecular que se ha hecho en el mundo de la proteína Spike en la variante ómicron del coronavirus de la COVID-19.

El análisis lo ha realizado el equipo del Dr. Sriram Subramaniam, profesor en la Universidad de la Columbia Británica en Canadá.

El análisis (realizado con una resolución casi atómica mediante criomicroscopía electrónica) revela cómo se adhiere e infecta a las células humanas la variante ómicron del coronavirus SARS-CoV-2.

Comprender la estructura molecular de la proteína Spike o espícula viral es importante, ya que ello constituye el primer paso hacia el desarrollo de tratamientos más eficaces contra la ómicron y contra variantes relacionadas en el futuro, tal como argumenta Subramaniam.

La proteína Spike, que se encuentra en el exterior del coronavirus, permite que el SARS-CoV-2 entre en las células humanas. La variante ómicron tiene nada menos que 37 mutaciones en su proteína Spike, entre tres y cinco veces más que las variantes anteriores.

El análisis estructural reveló que varias mutaciones (R493, S496 y R498) crean nuevos puentes salinos y enlaces de hidrógeno entre la proteína Spike y el receptor celular humano conocido como ACE2. Todo apunta a que estos nuevos enlaces aumentan la afinidad de unión (la fuerza con la que el virus se adhiere a las células humanas), mientras que otras mutaciones (K417N) disminuyen la fuerza de este enlace.

En general, los resultados muestran que ómicron tiene mayor afinidad de unión que el virus original.

Los investigadores llevaron a cabo otros experimentos que demostraron que la proteína ómicron posee una mayor capacidad para evadir a los anticuerpos. En contraste con las variantes anteriores, ómicron mostró una capacidad de evasión significativa (y medible) ante los seis anticuerpos monoclonales probados, logrando una evasión completa frente a cinco de ellos. La variante también mostró una mayor capacidad para evadirse de los anticuerpos recogidos de individuos vacunados y de los recogidos de pacientes de COVID-19 no vacunados.

«Notablemente, ómicron fue menos capaz de evadir la inmunidad creada por las vacunas, en comparación con la inmunidad generada por la infección natural en pacientes no vacunados. Esto sugiere que la vacunación sigue siendo nuestra mejor defensa», destaca el Dr. Subramaniam.

El análisis se titula “SARS-CoV-2 Omicron Variant: ACE2 Binding, Cryo-EM Structure of Spike Protein-ACE2 Complex and Antibody Evasion”. Y se ha publicado en la revista académica Science. (Fuente: NCYT de Amazings)