//La palabra «niños» advertía a los rusos de la presencia de menores en el teatro de Mariúpol

La palabra «niños» advertía a los rusos de la presencia de menores en el teatro de Mariúpol

La palabra «niños» escrita dos veces en el suelo delante y detrás del Teatro Dramático de Mariúpol, que según el Gobierno ucraniano fue bombardeado ayer por los rusos, pretendía avisar al agresor de que el edificio albergaba refugiados, más de un millar de personas, entre ellos, menores. Imágenes satelitales tomadas por la empresa estadounidense Maxar Tecnhologies el lunes muestran claramente la advertencia escrita en ruso. 

Serhiy Orlov, vicealcalde de Mariúpol, aseguró que el ataque fue aéreo y que en el teatro había refugiadas entre 1.000 y 1.200 personas, la mayoría habitantes de la ciudad. Los combates en las afueras del edificio impidieron acceder a la zona durante las horas posteriores al ataque e hizo difícil conocer si había víctimas. 

Una vez los servicios de emergencias han llegado al lugar, han informado que hay supervivientes, pero quedaron atrapados en un refugio antiaéreo situado debajo del edificio. Las labores de rescate se centraban durante la mañana del jueves en retirar la ruina para llegar hasta ellos. «El refugio antiaéreo resistió. Ahora se están retirando los escombros. Hay supervivientes. Todavía no sabemos sobre (el número de) víctimas», informó a la agencias Reuters un asesor de la alcaldía, Petro Andrushchenko. Paralelamente, un parlamentario ucraniano confirmaba que la gente estaba «saliendo con vida» del refugio antibombas. 

uando se desconocía el alcance de la tragedia, el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba, describía ayer el ataque como “otro horrible crimen de guerra”. «Se me rompe el corazón por lo que Rusia le está haciendo a nuestro pueblo», lamentaba anoche el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que comparó el asedio de dos semanas que vive la ciudad con el sufrido por Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso negó haber llevado a cabo ningún ataque en el teatro y acusó del suceso a la parte ucraniana, según las agencias rusas. 

Ante la resistencia que han encontrado en el frente terrestre, los rusos han intensificado en los últimos días sus ataques aéreos, como el que ha alcanzado al Teatro Dramático de Mariúpol. Según la inteligencia británica, la invasión rusa se ha «estancado en todos los frentes».

La situación es desesperada desde hace días en Mariúpol, una estratégica ciudad portuaria ucraniana en el mar de Azov cuya captura es prioritaria para el Kremlin: está entre la península anexionada de Crimea y el este separatista del Donbass. (La Vanguardia)