//Paneles solares móviles y con dos caras, ¿la configuración más rentable?

Paneles solares móviles y con dos caras, ¿la configuración más rentable?

Muchos esfuerzos de investigación en tecnología fotovoltaica tienden a centrarse en aumentar aún más la producción de electricidad de los sistemas de energía solar mediante la mejora de la eficiencia de las células solares, pero el rendimiento energético por panel también puede aumentarse de otras maneras. Debido a ello, también se investiga el rendimiento de cada configuración posible de panel solar. Un nuevo estudio ha profundizado en una de esas configuraciones, la del panel solar móvil y con dos caras.

Los paneles solares con dos caras producen más energía por unidad de superficie que sus homólogos estándar y son capaces de funcionar en lugares similares, incluyendo los tejados. Este estilo de panel solar, así como la tecnología de seguimiento del Sol en el cielo que dota de movilidad inteligente al panel solar y le permite capturar más luz al inclinarse hacia el Sol a lo largo del día, podría mejorar significativamente el rendimiento energético de las células solares incluso sin mayores avances en las capacidades de las propias células. Sin embargo, las contribuciones combinadas de estas tecnologías recientes para conformar paneles solares móviles y con dos caras no se han explorado plenamente.

Para identificar las ventajas económicas mundiales asociadas con el uso combinado de diversas tecnologías fotovoltaicas, incluyendo la configuración de los paneles solares móviles y con dos caras, el equipo de Carlos Rodríguez-Gallegos, del Instituto de Investigación de Energía Solar de Singapur, con la colaboración de la Universidad Nacional de Singapur, utilizó por primera vez los datos del CERES (Clouds and the Earth’s Radiant Energy System) de la NASA para medir la radiación total que llega al suelo cada día.

Los investigadores adaptaron además estos datos para tener en cuenta la influencia que la posición del Sol en el cielo ejerce sobre la cantidad de radiación que un panel solar puede recibir en función de su orientación, y luego calcularon el costo neto promedio de generar electricidad mediante un sistema fotovoltaico a lo largo de la vida útil de este. Se centraron en las grandes centrales fotovoltaicas compuestas por miles de módulos en vez de en los sistemas fotovoltaicos más pequeños, que generalmente incluyen costos asociados más altos por módulo. El equipo validó su modelo utilizando valores medidos de instalaciones experimentales proporcionados por tres institutos e incorporó parámetros meteorológicos adicionales para realizar un análisis a escala mundial.

El modelo sugiere que los paneles solares móviles y con dos caras, concretamente aquellos cuyo movimiento indicado al motor por el sistema de rastreo se realiza en un solo eje, son más rentables casi en cualquier lugar del planeta, aunque los rastreadores de doble eje (que siguen la trayectoria del Sol con mayor precisión pero son más caros que los rastreadores de un solo eje) son un sustituto más favorable en las latitudes cercanas a los polos.

Sin embargo, a pesar de los claros beneficios de esta combinación de tecnologías, los paneles solares móviles y con dos caras no han conquistado el mercado. Rodríguez-Gallegos cree que la explicación a esta conducta de pasar por alto a los paneles solares móviles y con dos caras mantenida por buena parte de los fabricantes, vendedores y usuarios, se debe a que el mercado fotovoltaico es tradicionalmente conservador. Crece la cantidad de evidencias que respaldan la viabilidad comercial de los paneles solares móviles y con dos caras, y de hecho su uso va en aumento. Pero las transiciones llevan tiempo, y, tal como advierte Rodríguez-Gallegos, tendrá que pasar aún más tiempo antes de que el mercado se convenza de que las ventajas que ya han visto expertos como Rodríguez-Gallegos son lo bastante atractivas como para que los instaladores abandonen la configuración tradicional y se pasen a los paneles solares móviles y con dos caras.

Este estudio se ha centrado en las células solares estándar basadas en silicio, pero Rodríguez-Gallegos y sus colegas planean analizar el potencial de los sistemas de seguimiento automático del Sol en el cielo combinados con células solares de otras clases. (Fuente: NCYT Amazings)