//Sismo de magnitud 6,8 sacude Guatemala y causa alarma, pero no víctimas

Sismo de magnitud 6,8 sacude Guatemala y causa alarma, pero no víctimas

De acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), el temblor ocurrió a las 01:12 hora local (07:12 GMT), y fue sensible en todo el territorio guatemalteco.

El epicentro del movimiento telúrico se registró en las costas del océano Pacífico y alarmó a la población. Los cuerpos de socorro, entre ellos la Cruz Roja Guatemalteca (CRG) y los bomberos voluntarios y municipales, realizan monitoreos para establecer los daños.

A ese fuerte sismo le siguieron otras dos réplicas, de una magnitud de 5 y 4,8 en la escala Richter, respectivamente, según el ente científico con epicentro en el mismo lugar.

El Insivumeh detalló que el epicentro se situó a una distancia de 54 kilómetros de la ciudad de Mazatenango, a 57 de Retalhuleu y 84 de Escuintla, las tres ubicadas en el litoral del Pacífico.

Aunque en las redes sociales se reportan derrumbes en carreteras, daños estructurales en algunas comunidades y falta de energía eléctrica, las autoridades se han limitado a informar de que están recopilando la información en todo el país sobre lo ocurrido.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), Rodolfo Flores, explicó a la radio local Emisoras Unidas, que el sismo fue sensible en toda Guatemala y que en las próximas horas emitirán un boletín oficial.

Flores hizo un llamamiento a la calma a la población para no crear zozobra a causa de los sismos.

«El sismo fue sensible en todo el territorio nacional y se trabaja sobre esa base para recopilar datos de los daños que pudo ocasionar», aseguró el funcionario.

El fuerte movimiento de tierra también fue sensible en territorio salvadoreño y mexicano.

Guatemala es un país altamente sísmico y la población aún recuerda el gran terremoto que el 4 de febrero de 1976 asoló Guatemala.

Ese terremoto, con una magnitud de 7,5 en la escala de Richter, que ocurrió también de madrugada y tuvo su epicentro en el departamento caribeño de Izabal, destruyó las tres terceras partes del país, provocó más de 23.000 muertos, 76.000 heridos y dejó más de un millón de damnificados.