//Ceniza volcánica para elaborar cementos y hormigones

Ceniza volcánica para elaborar cementos y hormigones

Unos científicos están estudiando diversas muestras de la ceniza volcánica joven procedente del volcán Cumbre Vieja, en la Isla de La Palma, del archipiélago de Las Canarias en España, con el objeto de valorar su potencial uso en la fabricación de cementos y hormigones.

La labor la realiza un equipo del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH), dependiente de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) en España.

Los resultados obtenidos hasta el momento por el equipo de la UPV muestran que se trata de cenizas volcánicas suficientemente reactivas para ser aplicadas en la fabricación de cementos con adiciones (del tipo II) o cementos puzolánicos (de tipo IV). Asimismo, las cenizas muestran una buena homogeneidad teniendo en cuenta las diversas procedencias de las muestras recogidas.

“Hasta la fecha, hemos realizado ensayos de tipo físico, químico, mineralógico y mecánico, y los resultados demuestran que estas cenizas volcánicas cumplen con los requisitos normativos para su uso como adición mineral en cementos”, apunta Jordi Payá, del Grupo de Investigación en Química de los Materiales de Construcción (GIQUIMA) del ICITECH.

Junto a Jordi Payá, participan en el proyecto María Victoria Borrachero, Lourdes Soriano y José Monzó, investigadores del ICITECH; así como Mauro Tashima y Stanislav Barashkin, de la UPV.

Cenizas singulares

Habitualmente se han estudiado cenizas volcánicas que tienen cientos o miles de años, pero en este caso se trata de cenizas de reciente emisión, lo que las hace singulares. Por otra parte, cada emisión volcánica produce unas cenizas de características diferentes, por lo que, según apunta el equipo del ICITECH, es necesario estudiar cada caso en particular.

“Estas cenizas volcánicas se deben considerar como un residuo natural, ya que es un material que ha ocupado o está ocupando espacios que corresponden a infraestructuras, industrias, vías de comunicación, campos de cultivo y viviendas, de ahí la importancia de llevar a cabo estos estudios para poder reaprovechar este material”, añade María Victoria Borrachero.

En este sentido, Lourdes Soriano señala que, para recuperar una parte de la actividad social y económica, y, además, preservar el medio ambiente, es necesaria una acción que incluya la retirada y el aprovechamiento de los varios millones de toneladas que pueden estar disponibles de esta ceniza. “Y, a la vista de los primeros resultados de nuestro estudio, los materiales basados en cemento constituyen una gran alternativa para la gestión de ese gran volumen de material residual. Por ello, este proyecto es un ejemplo más del impacto social de la investigación, en este caso, de nuestra contribución desde la UPV a las estrategias de recuperación de la isla”, añade Lourdes Soriano.

Así, el objetivo principal del equipo del GIQUIMA-ICITECH de la UPV es dar valor a esa ceniza en el ámbito de la ingeniería civil, por medio de la recogida, gestión, acondicionamiento y aplicación a través de una empresa cementera o constructora. “Ahora estamos analizando ya proyectos en los que se puedan aplicar los resultados derivados de la investigación”, añade José Monzó. (Fuente: UPV)