//Los líderes de Latinoamérica hablarán en la ONU de amenazas globales y problemas cercanos

Los líderes de Latinoamérica hablarán en la ONU de amenazas globales y problemas cercanos

Amenazas globales como la guerra en Ucrania, la crisis alimentaria, la emergencia climática o la escalada inflacionaria se mezclarán en los discursos de los líderes latinoamericanos esta semana en la ONU con problemas cercanos a sus realidades, como la lucha antidrogas en Colombia, el armazón constitucional de Chile, las sanciones estadounidenses a Venezuela o la reclamación argentina de las Malvinas.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, será el encargado de abrir las intervenciones de los mandatarios ante el plenario del 77º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comenzarán el martes 20 y concluirán el lunes 26. Después de Bolsonaro, será el turno del presidente estadounidense, Joe Biden, y a continuación, del chileno, Gabriel Boric.

El mandatario brasileño, quien aspira a la reelección en los comicios del próximo 2 de octubre, ha anticipado que su discurso ante la Asamblea General le servirá como tribuna electoral para dirigirse a los votantes brasileños, según anticipó en rueda de prensa esta semana el secretario de Asuntos Multilaterales de la Cancillería brasileña, Paulino Carvalho.

Bolsonaro también abordará asuntos de la agenda global, entre ellos, la situación económica mundial tras la pandemia, la guerra en Ucrania y la necesidad de garantizar la soberanía alimentaria y de fortalecer el desarrollo sostenible.

A diferencia del líder brasileño, Gabriel Boric prefiere mantener en reserva el contenido de su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, explicaron a EFE fuentes del Palacio de La Moneda, pero los analistas creen que estará en línea con el que pronunció en la Cumbre de las Américas, celebrada en os Ángeles (EE.UU.) a comienzos de junio.

En aquella ocasión, que supuso su estreno en un foro multinacional, el líder progresista instó a erradicar los paraísos fiscales e incentivar el comercio interamericano, pidió soluciones coordinadas para la emigración, mostró su preocupación por el alza de los precios y propuso actuar rápida y efectivamente en la protección del medioambiente, con especial mención a la minería ética y las energías renovables.

Según los expertos, el presidente chileno abordará temas de carácter global, como la invasión rusa de Ucrania, y defenderá el equilibrio entre China -uno de sus principales socios comerciales- Estados Unidos y la Unión Europa, en el actual contexto de rivalidad por la hegemonía mundial.

La principal incógnita de la intervención de Boric es cómo describirá la situación interna de su país, después del aplastante rechazo al proyecto de nueva Constitución que se sometió a plebiscito el pasado 4 de septiembre y que ha abierto una etapa de incertidumbre acerca de que cómo proseguir con el proceso constituyente.

Nuevo enfoque en la lucha contra las drogas

Por su parte, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien asumió el cargo en agosto pasado, intervendrá por primera vez en la Asamblea General de la ONU.

El mandatario colombiano pondrá encima de la mesa la necesidad de implementar acciones urgentes que frenen la crisis climática mundial, una amenaza que -según ha dicho- pone en riesgo la existencia de la «especie humana».

En consonancia con esta preocupación, Petro propondrá un diálogo entre Estados Unidos y América Latina para acometer «una transición energética» que lleve a una «economía descarbonizada».

La nueva relación con Washington incluye también un enfoque diferente en la lucha contra la drogas, porque el que se ha venido aplicando hasta ahora, a su juicio, no sólo ha fracasado, sino que además ha comprometido la democracia en su país. (EFE)