//UE a Arce: En 2019 se apoyó la pacificación, no un golpe

UE a Arce: En 2019 se apoyó la pacificación, no un golpe

El español Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea, rechazó ayer las declaraciones del presidente Luis Arce, que acusó a ese organismo internacional de participar en el supuesto golpe de 2019. Borrell recordó a Arce los esfuerzos que ese organismo internacional hizo por la pacificación del país y no así en un golpe de Estado. Legisladores de CC y Creemos dijeron que el mandatario “hace quedar mal al país”.

Por Twitter Josep Borrell F. dice textualmente: “Rechazo con firmeza la acusación de supuesta participación de UE en un golpe de estado en Bolivia en 2019. La UE ayudó a esfuerzos para evitar violencia y promover diálogo. La UE trabaja por una relación constructiva con Bolivia basada en el respeto mutuo”.

La reacción de Borrell se dio en respuesta al presidente Arce, que en una entrevista acusó a ese organismo de participar en el supuesto “golpe de Estado” que derivó en la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. Arce concedió la entrevista al medio internacional RT en español en EEUU, en ocasión de la sesión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). “En el caso de Europa, tenemos buenas relaciones con los países individualmente. Hay muchos países con los que estamos, incluso, llevando adelante programas de cooperación; pero, en general, evidentemente, el sentimiento del pueblo boliviano todavía está resentido con lo que ha ocurrido y la participación de la UE durante el golpe de 2019”, dijo.

No es la primera vez que Arce acusa a organismos o personalidades de haber participado en lo que él llama “golpe”.

En 2021, denunció que en Bolivia hubo un “golpe de Estado” y acusó a varios actores políticos y diplomáticos, como León de la Torre, exembajador europeo. En esa ocasión, la UE también desestimó la acusación contra su exembajador.

La UE y la Iglesia católica jugaron un rol importante en la pacificación del país en 2019. Propiciaron incluso el diálogo entre el oficialismo y la oposición. Gracias a su mediación se dio una salida al conflicto ocasionado por la renuncia y huida del país de Evo Morales.

En 2019 estalló un conflicto social en el país por el fraude electoral, corroborado por la OEA, que derivó en la renuncia de Morales, quien además se postuló como candidato pese al referendo y pese a que la Constitución Política se lo prohibía.

El gobierno de Arce insiste en la retórica de golpe, no obstante que tanto la Iglesia católica, la OEA como la UE reiteraron que no hubo tal acto.

Reacciones

Las diputadas María Fernanda Álvarez, de Creemos, y Luciana Campero, de Comunidad Ciudadana (CC), lamentaron que el presidente Arce insista en la tesis del “golpe de Estado” en 2019 y que siga acusando a la UE.

“Las instancias internacionales reflejan la realidad de lo que sucedió en 2019. La actitud de Arce es repudiable. Han sido develados nacional e internacionalmente ante la mentira que pretenden seguir implantando en nuestro país”, señaló Álvarez.

Campero dijo que las instituciones internacionales promovieron el diálogo. “Lamentamos el odio, el rencor y sobre todo la actitud de venganza de Arce, que le obliga a hablar disparates en un espacio internacional y hace quedar mal a los bolivianos”. (Página Siete)