//¿La obesidad aumenta el riesgo de sufrir demencia?

¿La obesidad aumenta el riesgo de sufrir demencia?

Las directrices clínicas actuales sugieren que la obesidad es un importante factor de riesgo modificable mediante conductas individuales de estilo de vida. Sin embargo, la asociación entre la obesidad y ciertos aspectos de la salud ha seguido siendo algo confusa debido a los resultados contradictorios de diferentes estudios, con algunas sugerencias de que la obesidad podría incluso considerarse en algunos aspectos un factor de protección de la salud para la gente de la tercera edad.

El equipo de Dorina Cadar y Yuxian Ma, del University College de Londres en el Reino Unido, reunió datos de 6.582 personas en una muestra nacionalmente representativa de la población inglesa de 50 años de edad o más.

Se utilizaron tres fuentes diferentes para determinar la demencia: el diagnóstico de los médicos, las declaraciones de los sujetos de estudio y los datos de ingresos en hospitales.

Se comprobó que las personas cuyo índice de masa corporal (IMC) era de 30 o más (o sea que padecían obesidad) al comienzo del período de estudio tenían un riesgo un 31% mayor de sufrir demencia, al menos a juzgar por el seguimiento realizado (en promedio de 11 años), en comparación con quienes tenían un IMC de 18,5 a 24,9 (nivel normal).

También había una diferencia significativa entre los sexos en cuanto al riesgo de demencia asociada a la obesidad.

Concretamente, las mujeres con obesidad abdominal (según la circunferencia de la cintura) tenían un riesgo un 39% mayor de sufrir demencia, en comparación con las que tenían un nivel normal. Esto era independiente de su edad, nivel de educación, estado civil, condición de fumador o de no fumador, genética (en particular el gen APOE épsilon 4), diabetes e hipertensión. Esta asociación no se encontró entre los participantes varones.

Cuando el IMC y la circunferencia de la cintura se consideraron en combinación, los participantes del estudio con obesidad de cualquiera de los dos sexos mostraron un 28% más de riesgo de sufrir demencia en comparación con quienes estaban en el rango normal sano de valores. (Fuente: NCYT Amazings)